lunes, 31 de agosto de 2015

Ramiro y el hazo, Cuentos de la reina arpía.

Ramiro y el hazo, Cuentos de la reina arpía, es mi último libro publicado y quiero que lo conozcáis

El libro contiene el relato de las aventuras fantásticas del rey Ramiro I de Oviedo y sus caballeros palatinos. Un corto reinado que inspiró durante siglos leyendas y romances que se extendieron por toda Europa de la mano de los peregrinos de Santiago de Compostela.


Peleó con los vikingos, defendió Vitoria de los ataques sarracenos y amplió su reino reconquistando Tuy y Orense. Toda Galicia quedaría en sus manos y las de sus sucesores.

Pasó a la historia con el sobrenombre de Vara de la Justicia y rey imbatible pero con este relato quiero que conozcáis también a sus fabulosos caballeros palatinos que inspiraron con el paso de los siglos romances y novelas de caballería.

 Sus historias se perdieron en la noche de la historia pero en los cuentos y leyendas persistieron sus nombres y hazañas:
Bernardo del Carpio, reconquistador de la ciudad de León
Hermenegildo, primer conde de Tuy y reconquistador de la ciudad de Oporto
Odoario, primer conde de Ourense, reconquistador de la ciudad de Chaves y el norte de Portugal. Y otros nueve caballeros que el rey Ramiro ascendió a la categoría de palatinos y a sentarse a comer con él en su mesa.
Pero también personajes maravillosos que merecen ser recordados como Iñigo Arista, rey de Pamplona, o el conde Alarico, defensor de La Coruña del ataque de los vikingos y creador de la primera flota de guerra de la nación cristiana.

Y también descubriréis uno de los secretos de la reina arpía de la mano de Honorio, obispo de San Martiño de Mondoñedo; hombre viajado a Roma, Bizancio y Éfeso, conocedor de saberes arcanos de los antiguos romanos y los pueblos del Oriente Próximo.


Conoceréis al Hazo de San Martiño de Mondoñedo; los hazos os esperan. El hazo y las nereidas de La Marina Lucense que con su canto mágico calmaban las furias del monstruo desde las rocas batidas por el mar, y otros muchos personajes increíbles de la propia voz del rey Ramiro relatando a su hija ciega Aldonza sus avatares y los de sus caballeros.


Los doce de la fama. Las catedrales del norte de España están repletas de imágenes relatando sus hazañas, ¿no te gustaría conocerlas?


Ramiro y el hazo, Cuentos de la reina arpía, el libro, está confeccionado de la siguiente manera: primero el relato largo Ramiro y el hazo, el fabulosos dragón de San Martiño de Mondoñedo. Después viene el poema que dediqué a la Catedral de León, que es la fuente principal de los Cuentos de la reina arpía, le siguen Y se pasaban la vara, un relato dedicado a la peregrinación de San Francisco de Asís a Compostela allá por los tiempos del rey Alfonso IX; Ellas son las protagonistas es un descacharrante programa radiofónico con el conductor entrevistando a las estrellas, ¡a las auténticas! Decreta la reina Amatisha, no os podéis perder este cuento tan, tan, apocalíptico y maravilloso; le sigue: El laberinto, ¿hasta dónde puede llegar la fantasía y el ingenio humano? El cuento La mujer de Loot os lleva a mi Sumeria Imaginaria para conocer a unos personajes impagables, mitad humanos, mitad ¿imaginarios? y que de nuevo vuelven a aparecer en el cuento final, un producto químico que hará saltar sus creencias en pedazos, que es Vosotras, las protonas.
Yo soy muy neutro, apenas el autor y editor de todo esto, y cualquier parecido con la realidad es pura conveniencia entre usted, el lector, y esto que teclea.


En este enlace podéis dar con el libro y también calificarlo con estrellitas. Llenarlo de estrellitas y el libro os llenará a vosotros de satisfacción:
Ramiro y el hazo, Cuentos de la reina arpía

También existe la versión en papel si preferís ese formato:
Ramiro y el hazo

王的精彩故事和神秘的龙发生在中世纪的西班牙。你会不会无法读取雷伊拉米罗和他的宫殿的骑士龙魔法的基督教圣地守卫世界末日的注视下作战的维京人和撒拉逊人的令人难以置信的冒险。这是我的第八本书,如果他们想学习西班牙语,并顺带享受激烈的冒险千万不要错过机会阅读拉米罗和龙和其他神话般的故事。这是L.泛的建议。

jueves, 20 de agosto de 2015

Noche en la estación del Norte y otros cuentos fantásticos

Ya está disponible la edición en papel de mi libro Noche en la estación del Norte y otros cuentos fantásticos. Contiene el relato El Español y las briquetas y doce cuentos fantásticos a cual más sorprendente.
En este enlace de amazon.com podéis encargar un ejemplar: Noche en la estación del Norte y otros cuentos fantásticos

En España se puede encargar en amazon.es: Noche en la estación del Norte

En tres de las historias el tren es casi el protagonista pues no en vano soy la cuarta generación de ferroviarios, por parte de padre, y no pude evitar escribir sobre el ferrocarril y su particular mundo, bueno el mundo ferroviario que ya prácticamente desapareció en España.


El Español y las briquetas nos retrotrae al tiempo de las locomotoras de vapor, allá por los años 60 y 70 del siglo pasado, Noche en la estación del Norte es una visión, un tanto alucinada, de cómo eran las estaciones ferroviarias en los años 80, especialmente en el turno de noche. Estaciones como Miranda de Ebro, Venta de Baños, León y tantas otras salen retratadas en este corto relato fantástico, y Picnic en el depósito, bueno, Picnic es la despedida, el adiós a "La Casa" como le decíamos cariñosamente a la empresa hace años.

Pero hay otros cuentos que de seguro os asombrarán pues no en vano yo soy propiamente asombroso.

Y recordar esto, humanoides: son cuentos fantásticos. Nunca sucedieron ni en este planeta ni en otro similar.
Lo pone en la página legal por imperativo ídem.
Disfrutar con su lectura.
Pronto habrá otro libro en papel para vuestro deleite individual o comunal.


miércoles, 19 de agosto de 2015

Antiguo Camino de Santiago: Robles de La Valcueva a La Robla en bici.

Os invito a conocer otro tramo del antiguo Camino de Santiago, en este caso iremos desde Robles de La Valcueva hasta La Robla, provincia de León.


Robles es la localidad más grande del Valle de La Valcueva y hasta allí me dirigí esta mañana aprovechando el tren de vía estrecha, antes FEVE.


De Robles de La Valcueva un precioso camino entre árboles nos lleva hasta la ermita de Boinas, y siguiendo otro camino similar salimos a la carretera autonómica pero podemos subir por la vieja carretera evitando así el tráfico rodado.

Después de rodar unos pocos kilómetros apetece parar a tomar un café, que ya hace casi tres horas que desayuné, y qué mejor que el Rancho Canadá. Puedes ver a la gente montada a caballo haciendo rutas por la zona vestidos de vaquero norteamericanos.


Un kilómetro más allá entramos en Robledo de Fenar y aquí abandonamos la carretera.
Siguiendo una pista forestal bajaremos hasta las vías del Tren de La Robla, ¡que no cruzaremos! A la derecha sale otro camino, un poco en cuesta que nos conduce hasta el siguiente pueblo.

Un kilómetro más allá estaremos en Candanedo de Fenar. Si queremos podemos salir hasta la carretera a tomar algo en un bar, pero si preferimos continuar a la izquierda de esa iglesia, la iglesia de San Miguel, sale otro camino que nos vuelve a bajar hasta las vías del tren.

De nuevo una pista, ahora sí cruzamos las vías del tren, casi todo el rato bajo los árboles, nos conduce hasta las cercanías de la fábrica de cementos La Robla; hay que tener cuidado y tomar una pista a la derecha, en lo alto del monte de enfrente veremos unas torres de antenas, como en la cuarta de las fotos, y bajar a cruzar de nuevo las vías del tren y salir a la carretera.
Nuestro objetivo está ya a la vista.

La carretera nos conduce hasta La Robla, para entrar en la villa hay que pasar sobre las vías del tren por esa pasarela que se ve a la izquierda.

En La Robla hay un estupendo albergue de peregrinos que regenta la Asociación de Amigos del Camino de Santiago Ruta del Salvador. Cuando llegué ya había un peregrino madrugador y estuve charlando un buen rato con él; un tío muy majo de León que vive en Málaga.

Paré un buen rato para tomar un refresco y saludar a un compañero de trabajo y ¡vuelta a pedalear!

Se puede volver desde La Robla a León en ALSA pero preferí volver a recorrer el tramo y embarcarme en el tren de vía estrecha.



Volver a casa en tren desde Matallana como cuando era un chaval es una experiencia estupenda, este corto vídeo es una muestra de lo encantador que puede resultar viajar en tren; y no hay problema por cargar la bici en él.
Hasta el próximo tramo del antiguo Camino de Santiago que pueda subir al blog, en esta ocasión en bicicleta pues ya lo he recorrido andando.

martes, 18 de agosto de 2015

Antiguo Camino de Santiago por la montaña: de Cistierna a Boñar en bicicleta.

Aprovechando un día de descanso ayer recorrí en bicicleta de todo terreno un tramo del antiguo Camino de Santiago por la montaña, el Camino Olvidado, concretamente de Cistierna a Boñar. Os invito a acompañarme para conocerlo.

Aprovechando el tren de vía estrecha, el antiguo ferrocarril hullero de La Robla a Bilbao, me acerqué hasta Cistierna. El viaje desde León dura hora y media pero es muy bonito el paisaje y merece la pena hacer el recorrido.


Sales de Cistierna siguiendo las señales de la Ruta Vadiniense, que te conduce a Mansilla de las Mulas. Al llegar a la Cruz del Molino una última mirada a Cistierna y su valle, tenemos que cruzar el río Esla. Decimos adiós al Pico Moro y nos vamos valle abajo.

Cruzamos el río Esla por el Puente de Mercadillo. Muy cerca se encuentra la ermita de la Virgen de la Vega y al otro lado del río, ese viejo caserón, son las ruinas del Hospital de San Bernabé donde durante siglos se acogían los peregrinos que por este puente pasaban.
Las ferias de Santa Catalina se celebraron desde la edad media o antes pues el puente es de origen romano. Tan solo los hospitaleros de San Bernabé podían pescar en esta zona del río para dar de comer a los peregrinos; algo muy curioso no os parece.
Existía la Cofradía de la Ponte, una antecesora de las modernas Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago, que cuidaba del hospital y los peregrinos del paso del Mercadiello, como decían entonces.
No estamos inventando nada re-descubriendo este antiguo Camino de Santiago; es la enterrada Historia de España lo que sacamos a la luz.

Un poco más allá del puente abandonamos la Ruta Vadiniense y nos vamos por el Camino de Santiago por la montaña. Una larga y dura subida por una pista forestal nos llevará hasta Yugueros. Un camino delicioso que en buena parte recorres a la sombra de los árboles.

Hay un momento cuando subes por la pista que te encuentras con una bifurcación, las flechas indican el camino de la derecha, hay un túnel bajo las vías del tren. Pero me parece que sigues de largo tampoco pasa nada pues en vez de salir al principio del pueblo de Yugueros sales al final; pero no estoy seguro.

Una fuerte rampa final, después de pasar por un túnel bajo la vía del ferrocarril nos lleva hasta Yugueros. Hay que tomar resuello que uno no está entrenado. La iglesia de San Salvador se distingue bien en lo alto del pueblo.


A la salida del pueblo, en una nueva cuesta, nos encontramos con la coqueta ermita de San Roque. Queda por delante un bonito tramo de carretera comarcal hasta La Ercina.

Paré a continuación en la Estación de La Ercina que ahora es albergue de peregrinos y tiene un buen bar donde refrescarse un poco. Y nos vamos para el Valle de Las Arrimadas.

A un costado de la carretera nos encontramos con otra pequeña ermita, dedicada a San Pelayo, pero que contiene las imágenes de San Isidro Labrador y San Roque. Una buena cuesta por delante y ya bajaremos a Las Arrimadas.

De bajada pasamos a toda mecha por Acisa de las Arrimadas, ya vemos al fondo la Peña Galicia. Toda esta zona se llamó durante siglos La Puerta de Galicia pues el río Esla era frontera de la provincia romana de Galaecia con la Tarraconense. También fue frontera del reino suevo con cántabros y visigodos, y más tarde frontera entre León y Castilla. ¿Curioso verdad?

Un par de kilómetros más allá de Acisa nos sorprende en un alto un templo singular y de larga historia. Está dedicado a Santa Marina de las Aguas Santas, Santa Mariña, la santa gallega por excelencia, patrona del reino de los suevos. Su santuario principal se haya cercano a Allariz, provincia de Ourense, pero no solo en Galicia si no también en Asturias y Léon, el territorio de los suevos, podemos encontrar templos dedicados a ella. La parroquia más antigua de la ciudad de León lleva su nombre.


Un poco más allá de Santa Marina ya tenemos Barrillos de las Arrimadas y su Santuario de la Virgen de los Remedios. Estaban de fiesta en el pueblo pero como era tan pronto no pillé ni el vermut. Del Santuario sale una pista forestal que baja por el Cordel de La Varga hasta Boñar. Fuertes pendientes que pondrán a prueba los frenos de la bici.

Siguiente parada en La Devesa de Boñar a tomar un refresco con los parroquianos en el TeleClub. El guardián vigila con su pistola estratosférica por si hay visitas indeseadas. Paso franco al peregrino.

Otra buena bajada nos conduce hasta La Losilla.

Saliendo de La Losilla tomamos el Camino de los Rocines que nos conduce a La Vega de Boñar. Ya vemos el Cueto de Boñar al fondo pero hay que dar pedales y más pedales hasta llegar.

La ermita de San Roque nos recibe a la entrada de la Villa de Boñar.
Había mercadillo pues están celebrando las fiestas de San Roque. Llegué cuando ya estaban recogiendo los marchantes. Pero tuve tiempo de sobra para tomar algún refresco y comer con tranquilidad. Otro día haré otro tramo en bicicleta de este maravilloso y antiguo Camino de Santiago por la Montaña.

Ya solo me quedaba esperar el paso del tren de vía estrecha y regresar a la ciudad. Merece la pena el esfuerzo. Cuando tanta gente se queja del calor y la masificación del Camino Francés, que va por la meseta, bien les vendría conocer este Camino Olvidado y precioso donde caminas por praderas y bosques y vas de pueblo en pueblo sin problema alguno.