martes, 21 de julio de 2015

Historia de un talento también en edición de papel

Historia de un talento, Cuentos de la reina arpía, ya está en edición de papel, en este enlace podéis encargar un ejemplar y una compañía de mensajería os lo llevará a la dirección que indiquéis.
Historia de un talento

Si sois españoles podéis encargar el libro en este enlace:
Historia de un talento, Cuentos de la reina arpía

Escribir un libro, y escribirlo para que no solo tú disfrutes con su lectura si no lectores de cualquier rincón del mundo es un esfuerzo grande; las historias grandes y pequeñas, el engarce general para tener algo presentable, la originalidad en los temas, tu estilo personal, en fin todo que se le presupone al escritor en mi caso solo es la punta del iceberg pues soy mi propio editor. Y no se trata tan solo de pasar de las libretas o servilletas de bar donde suelo escribir los cuentos y poemas al ordenador, hay que preparar el libro para formato digital, después para formato en papel, ¡horas y horas de ordenador! Idear la portada, ¿foto o dibujo? ¿Contratar a un fotógrafo o un ilustrador para dar un aspecto más profesional?
En fin, un montón de cosas.
Y después hacer promoción de tus libros con tus escasos medios.

Un día, visitando la catedral de León, tuve la idea de los cuentos de la reina arpía pero no imaginaba el trabajo que me llevaría ponerlos en vuestras manos, y ya están a vuestra disposición.
Poco a poco todos mis libros estarán a vuestra disposición en ambos formatos, digital y papel, y en cuanto me sea posible sacaré nuevos libros para vuestro deleite personal.
Gracias por vuestras visitas al blog y, ya sabéis, podéis dejar vuestros comentarios sin problema alguno.

viernes, 17 de julio de 2015

Ramiro y el hazo, ya a la venta


Las esperadas aventuras del rey Ramiro y sus legendarios caballeros ya están a la venta.
Podéis descargarlas aquí:Ramiro y el hazo
Para mis lectores de España el enlace directo es este: Ramiro y el hazo, ebook.

¿Y de qué va Ramiro y el hazo? ¿Qué son los Cuentos de la reina arpía?

En este libro van los siguientes cuentos y poemas:
Vosotras las protonas
Un intento fallido
Ramiro y el hazo
La catedral de León
Ellas son las protagonistas
Decreta la reina Amatisha
El laberinto

Ya veis que son unas buenas historias y su precio de lo más barato. Pronto saldrá a la venta la versión en papel que podréis encargar en CreateSpace.

¿Queréis leer un adelanto?
Pues aquí os va un adelanto: la entrevista entre el rey Ramiro de Asturias e Iñigo Arista, rey de Pamplona.

La vieja calzada romana cruza por medio de la aldea y mis hombres se quedaron a las puertas. Recafredo y Alfonso me precedieron hasta un gran caserío donde descabalgamos para esperar al Arista, que no se hizo de esperar; ya habíamos descorchado un barril de sidra cuando se presentó.
− ¿Cómo es don Iñigo, padre?
−Raro. El tío más raro que he conocido en mi vida; afable, algo tendrá de vasco tal vez, pero que no quería probar la sidra con el calor que hacía; en fin, intenté sacar algo en claro con él.
Que debíamos apoyarnos y tal y tal, que el enemigo común era el Emir de Córdoba, que no trataría de mover la frontera con los alabanenses; yo ahí le tiré el anzuelo de que podríamos mejorar y reparar la calzada para que mis tropas pudieran ir rápido en su ayuda desde Vitoria, ¡sus ojos hacían chiribitas! Y estuvo de acuerdo, se pondría él mismo manos a la obra. Y que yo iba a bajar la frontera de la Sierra de Cantabria al río Ebro en cuanto pudiera, y ahí me torció el ceño. Que él no podía ayudarme en eso, que se debía sus hermanos de fe.
− ¿Qué fe? ¡Por Cristo! ¿A quién se debe un rey?
No soltaba más que vaguedades; que no podía enfrentarse a sus parientes y hermanos de fe de Zaragoza, y no sé cuántas cosas más de los tiempos de Carlomagno.
−Vale que no te enfrentes a tus parientes pero ¿no te creerás que les vaya a dejar volver para ponerme parias? Iré poniendo la frontera Ebro abajo, a mí no me pone parias ni el de Córdoba; así reviente.
−Hazme caso al menos en esto, Ramiro, no te enfrentes ni a los árabes de Córdoba ni a mis hermanos de Zaragoza.
− ¿Pero es que sois todos familia de Vitoria para allá?
−Somos hermanos en la fe de Mohamed.
− ¿Mohamed? ¿El hijo de Abderramán? ¿El general de sus ejércitos ha creado una nueva secta?
−No; no, no, no. Mohamed, el Profeta de Arabia, ¡Dios sea con él!
− ¿Me estás diciendo que los árabes, allá en su puñetero desierto de los escorpiones, tienen ahora un profeta?
−Lo tuvieron, lo tuvieron ya hace siglos, y escribió El Libro.
− ¿Que escribió un libro? Manda cojones, ¿con profecías y todo? Igual se creía el Quinto Evangelista. ¿No quieres sidra?
−Con profecías Ramiro, y la Ley Divina. Escribió El Libro. Este Libro.
−Mira, Iñigo, no entiendo ni papa de árabe y del vasco poco, lo poco que recuerdo de mi madre doña Uzenda, y si es por libros, si es por libros, ya te doy la primicia: estoy levantando un nuevo palacio y un monasterio en Oviedo y voy a poner a veinte monjes a escribir libros en cuanto vuelva a Asturias. ¿Que por un libro no me vas a ayudar a echar a esas jarcas africanas de vuelta a su tierra?
−Es el Libro del Profeta; El Mensajero fue a caballo atravesando por los cielos hasta llegar al Rostro del Señor.
− ¡A caballo!

Pues no hubo manera; tentado estuve de decirle que cogiera el mío y fuera subiendo. El tío erre que erre con que tenía un libro; que encima no era capaz de leerlo pues estaba escrito en árabe. Ya te digo, Aldonza, el hombre más raro que me he cruzado en la vida.

Las prodigiosas aventuras del Rey Ramiro y sus legendarios caballeros fueron contadas durante siglos y se esculpieron en las catedrales del norte de España, ahora las tenéis para vuestra lectura en un medio electrónico y pronto también en papel.
Siempre recordaréis la lectura de Ramiro y el hazo.
No habría otra pareja igual en la historia de la humanidad.

Y recordar ésto, malvados: Los hazos os vigilan.
Y vendrán por vosotros.

lunes, 13 de julio de 2015

La crux de los angeles, vuestra lectura veraniega

La crux de los ángeles también está en papel, ¿qué mejor lectura para estos días de canícula que las aventuras de los hispanos a la conquista de un continente desconocido?
En este enlace podéis adquirir la novela y os la envían a vuestro hogar o lugar de preferencia: La crux de los ángeles

Animaros a descubrir una aventura ignorada y prodigiosa en el siglo IX, cuando el norte de España, cristiano, luchaba por sobrevivir contra el imperio sarraceno. Una época oscura, pero llena de prodigios sin número.
Son 137 páginas sin desperdicio alguno, os lo aseguro.


Para los lectores de cualquier otro país está el enlace de amazon,com o el propio de su país para poder encargar la copia y se la envían sin problema alguno.
http://www.amazon.com/crux-los-angeles-Spanish/dp/846166650X/ref=sr_1_5?s=books&ie=UTF8&qid=1436779790&sr=1-5&keywords=daniel+paniagua+diez&pebp=1436779796534&perid=0N5DGGKZG2KXPMXEXAF3

jueves, 9 de julio de 2015

1º Fiesta Homenaje al peregrino en Leon.

Este sábado, 11 de julio, se celebrará en la Plaza del Grano de León la 1º Fiesta Homenaje al peregrino. Este es el cartel anunciador.

Y aquí podéis leer las actividades que se llevaran a cabo en la Plaza del Grano; también habrá exhibición de lucha leonesa en la Plaza de don Gutierre y desfile de pendones leoneses.
La vieja ciudad que nació del campamento de las legiones romanas acoge un año más a millares de peregrinos y para ellos nuestro homenaje.

sábado, 4 de julio de 2015

El laberinto, Cuentos de la reina arpia.

Cuentos para las calurosas noches de verano que se han contando desde el principio de los tiempos. Confío que podáis dormir después de leerlo.

El laberinto

Hay que formar a la juventud en valores superiores; esto ya lo sabían los sabios de todos los tiempos.


Érase una vez, hace mucho, mucho tiempo que existía un pueblo famoso en todas partes por la sabiduría de sus mayores así pues cada plenilunio veraniego jóvenes de otros pueblos acudían a su territorio para lanzar sus desafíos de fuerza y conocimiento; y así pasar el caluroso verano. Y un año fueron sobrepasados.

Reunidos los sabios del pueblo en círculo y concejo idearon un juego que supusiera un desafío supremo, no solo para los jóvenes del pueblo, ya superados, sino para los jóvenes del mundo entero.
Construyeron un laberinto de nueve círculos concéntricos y dejaron una prenda en el centro. Llegado el plenilunio y con los jóvenes expectantes los sabios lanzaron el desafío: Os lo ponemos fácil; en plena noche, encontrar la entrada del laberinto, llegar hasta el centro y venir con la prenda que dejamos dentro.
Pasaron años hasta que un plenilunio un joven superó el desafío y regresó al pueblo con la prenda en sus manos. Y le coronaron rey.

Muy bien. Dijeron los sabios. Vemos que os estáis aburriendo así que os lo vamos a poner más fácil. En el próximo plenilunio veraniego decretamos que solo se podrá acudir al laberinto de noche, sin antorcha o luz alguna, para devolvernos la prenda.
Pasaron años, muchos años, hasta que un joven consiguió volver con la prenda de los sabios entre sus manos. Y le coronaron rey.
Vaya, vaya, os estáis aburriendo. Dijeron los sabios a los jóvenes ante ellos concentrados un nuevo plenilunio veraniego. Os lo pondremos más fácil. Entraron en el laberinto para dejar la prenda y después tapiaron algunos pasadizos para que nada material pudiera llegar hasta el centro. Noche de luna llena, desafío de los sabios: ¡Traernos la prenda del interior del laberinto!
Y pasaron años y años hasta que un joven regresó del interior del laberinto con la prenda en sus manos. Y le hicieron rey.

Bueno, bueno, bueno; da pena ver esas caras de aburrimiento. Dijeron entre sí los sabios. ¿Aceptaréis un nuevo desafío?
Los jóvenes brincaron y gritaron lanzando un estruendoso:
¡¡¡Sí!!!
Los sabios dejaron la prenda en el centro y después cubrieron el laberinto con una montaña de tierra y piedras y hasta plantaron árboles y una viña para que pasara totalmente desapercibido.


Plenilunio veraniego, gentes llegadas de toda tribu y lugar; el desafío perfecto: ¡Jóvenes! ¿Alguno de entre vosotros será capaz de devolvernos la prenda escondida en el círculo supremo?
¡¡¡Sí!!!
Gritaron todos a una la muchachada impresionante concentrada ante ellos.
Y pasados muchos, muchos, pero muchos años tras la fiesta del plenilunio veraniego apareció la prenda de los sabios en manos de un joven del pueblo. Y le hicieron rey.

¡Ag! Exclamó el más sabio entre los sabios. Ahora sí que os estáis aburriendo, ¿seréis alguno capaz, gañanes, de traernos la prenda que dejamos allí dentro?
¿Dentro de dónde?
¿Alguien sabe de qué va esa historia?
Dijeron entre sí los jóvenes insolentes e indolentes.
Y pasó una eternidad de tiempo.

Hasta que un día se presentó ante el círculo de piedras abandonadas un joven y se encontró con un abuelito dormitando sobre una de ellas y le despertó:
¿Qué haces, gañan? ¿Cómo te atreves a sacarme de mi ensueño? ¿Y eso que traes ahí?
¿No eres tú uno de los sabios que lanzó el desafío supremo? Pues mira, en mis manos porto la prenda de los reyes eternos.



¿Continuamos este cuento?