jueves, 28 de mayo de 2015

Vosotras las protonas; un cuento químico.


Vosotras las protonas

El amor es química pura, siempre escuché decir, ¿usted también? Lea este cuento y descubrirá el porqué de este dicho.


En el principio estaba sola.
Flotaba en una oscuridad total sintiéndome perfecta y absoluta en mi vacuidad infinita. Estaba sola. Inmensa, me sentía inmensa y completa; pero, en algún momento y debido a un misterio para mí indescifrable apareció él: mi primer neutro compañero.
Y nos acoplamos.
Maravillosamente, todo hay que decirlo, y nos frotamos y frotamos hasta que surgió nuestro primer electronauta, ¿todavía está por aquí o ya lo hemos perdido? ¡Ah! Aún sigue por ahí zumbando; no cambies de órbita ni te aproximes que me tienes contenta. En fin, éramos una pareja feliz y contenta constantemente chocando con otras parejas en un maravilloso baile de enamorados perpetuos y ocurrió lo inesperado: os conocimos a vosotros, nuestra primera pareja de compañeros frotadores, y nos acoplamos.
¡Vaya que si nos acoplamos!
Y como vosotros, los neutros, nunca se sabe de qué lado giráis pues ocurrió que nació nuestro segundo electronauta, ¿sigues por aquí? ¡Sí! Te queremos, sigue girando, sigue girando que eres un sol.
Éramos intensamente dichosos los seis siempre frotando y girando y cambiando de posición, especialmente social, pues nosotras dos reinábamos en aquel marasmo de protonas sin pareja y las aburridas parejas únicas. Sí, estuvimos reinando y reinando únicos en el cosmos.
− ¿Y qué ocurrió para que finalizara tu reinado tatarabuela?
− ¿Quién es este electronauta? ¡Ah! uno de los nuevos; bien por vosotros lo hago, por vosotros lo cuento, antes de nos hundamos en el abismo primordial para desaparecer por completo.
Ocurrió que nos copiaron.
Otras parejas, unas pocas por aquí, unas cuantas por allá, se fueron también acoplando imitando nuestra doble pareja y llegó un momento que ya éramos tantas las dobles que no había manera de diferenciarnos. Todas hacíamos lo mismo, frotando, frotando, y con nuestra pareja de electronautas girando y girando.
En fin, tampoco lo pasábamos tan mal; pero llegó un momento que nos resultó monótono, más que nada porque estos dos, nuestros primeros neutros de nuestra larga existencia, son unos sosos y unos aburridos siempre frotando de la misma manera. Sí, bueno, os quiero, chochos, que ya no hacéis más que chochear. Me hacéis recordar cuando flotábamos en el vacío primordial, siempre girando, girando, girando.
Pero ocurrió algo asombroso, encontramos casualmente a una pareja encantadora, vosotros, y decidimos acoplarnos con ella también, ¡para volver a reinar únicos en el cosmos! Una decisión maravillosa, ¿no es cierto? Y ocurrió algo inesperado en aquel momento: se nos coló un neutro aislado de rondón y se acopló con nosotras seis de un modo que sigo sin comprender pero que resultó un cambio inesperado, rápidamente tuvimos un nuevo electronauta y establecimos una sociedad innovadora basada en las relaciones triangulares. Nosotras, las protonas, teníamos una variedad asombrosa para elegir en nuestros frotamientos y por tanto formamos un grupo muy sólido; tan sólido, tan que nos solidificamos, nos solidificamos y mantuvimos firmes durante eones mientras las demás protonas y sus neutros giraban de aquí para allá como tontonas y las parejas simples y dobles nos admiraban o envidiaban.
De nuevo reinas.
Hasta que lograron copiarnos, y más y más protonas se solidificaron a nuestro lado, pero, mirándolo bien, éramos un grupo muy sólido, inquebrantable, firme. Y así permanecimos largo tiempo. Pero como nos gustaban tanto las relaciones triangulares un día discurrimos aceptar con nosotros una pareja que andaba por ahí un tanto desvalida, ¡qué bien! Una relación más amplia y mayor variedad en nuestros frotamientos, rápidamente tuvimos nuestro cuarto electronauta. Sí, ya sé que se nos fue; era un díscolo y era de prever que en algún momento nos dejaría, pero entonces ni lo imaginábamos. Y permanecimos firmes explorando las posibilidades de nuestra nueva disposición frotacional, firmes indefinidamente.
− ¿Y qué ocurrió tatarabuela?
− ¡Ay! Qué casino eres.
Que nos unimos a otra pareja más, más que nada por ver dónde nos llevaría nuestras relaciones triangulares, ¡éxito! Fue genial, en instantes ya teníamos con nosotras otro nuevo electronauta. Algo fabuloso y todos nos empleamos en explorar nuevas relaciones triangulares. Y sólidos, eh, muy sólidos en nuestra relación continuada y hasta aumentó nuestra amplitud de miras.
−Sí, claro, nos aumentó tanto…
− ¡Calla, tú, neutro, que eres un neutro! Nadie te ha concedido la palabra.
Continuo. Este sí que es un cansino.
Vale, nos ampliamos, y ocurrió que pasamos de las relaciones puramente triangulares a las extraordinarias relaciones tetratrónicas al aceptar con nosotras a la nueva pareja. Nuestra solidez llegó a ser incomparable, nuestros seis, por entonces, electronautas brillaban incomparables y otras protonas al poco comenzaron a imitarnos pues ni tan siquiera la oscuridad expansiva lograba afectarnos.
Fue entonces cuando formamos las mallas.
Mallas y mallas de relaciones tetratrónicas e intuimos interacciones ramificadas que podían llegar a un punto extremadamente organizado. Justo lo que nos hacía falta.
− ¿Y qué pasó tatarabuela?
−Otro casino, anda guapín, vete a girar a la tercera capa que no estoy para bromas.
Bueno, pues debió ser un despiste, no sé si mío o de alguna de estas, pero el caso es que admitimos con nosotras a una protona libre que giraba descocada, bueno y así sigue, mirarla, pasando de uno a otro constantemente, bueno, el caso es que la imitamos, y enseguida tuvimos otro electronauta con nosotras.
Nuestras relaciones trigonométricas pasaron a ser hexagonales, ¡algo maravilloso! Y entonces, entonces, entonces primero pasamos por un estado de fluidez total, algo para nosotras completamente desconocido, ¡es que se nos iba el…! Casi se me va ahora al recordarlo, la fluidez, y como reacción alocada agilizamos aún más los intercambios de neutros y la frecuencia de frotamientos, resultado: ¡volvimos a flotar! Flotábamos como antaño, no cabíamos de gozo por nuestro sensacional descubrimiento y rápidamente otras muchas protonas abandonaron las redes tetratrónicas para fluir y flotar como nosotras.
Ascendíamos, ascendíamos sin parar nuevamente y nuestros siete electronautas eran los seres más gozosos que se pudiera imaginar.
¡Liberadas! Liberadas de las cadenas de las mallas tetratrónicas.
−Estábamos muy bien por entonces, yo lo recuerdo, abuela.
−Sí, yo también me acuerdo.
Pero nos volvimos golosas y aceptamos, alocadamente, también hay que decirlo a una nueva pareja que flotaba libre y ¡eureka! Nos salió bien la jugada, rápidamente teníamos con nosotras no solo una nueva pareja, más variedad, sino que también un nuevo electronauta y además ocurrió algo curiosísimo: como nos imitaban constantemente desde el tiempo de nuestro fugaz reinado al poco comenzamos a unirnos con otros grupos de protonas que también habían adoptado las relaciones cubicas, cubicas y óctuples, frotamientos octales, ¡qué ilusión! Con lo cual teníamos a mayores la duplicidad de relaciones, o sea duploctales; eso sí, cada uno en su grupo y el vacío en el de todos. Fueron tiempos increíbles y por dónde pasábamos levantábamos admiración e imitación.
Y dimos un nuevo paso en nuestra cambiante condición y aceptamos con nosotras un neutro que flotaba solo y sin tener dónde acogerse, eso sí, un neutro muy simpático, cosa rara en estos setas de neutros que tenemos con nosotras. En principio no notamos algún cambio en especial en nuestra manera de rotar intercambiándonos las parejas pero, pero, algo observamos en nuestras imitadoras y seguidoras universales: por la más mínima e inescrutable causa ¡desaparecían! Así que ante el temor de que nos ocurriera a nosotras del mismo modo dimos un paso sin medir las consecuencias, ¡temíamos por nuestra existencia geométrica y la de nuestros electronautas! Pues habíamos nuevamente procreado y teníamos que cuidar de nuestros nueve chiquitines, ¿qué hacer? ¿qué podíamos hacer?
Adoptamos a una pareja simple y alcanzamos el número y estado que encontramos ideal, ¡éramos decimales! Y pronto tuvimos la gran satisfacción de tener sobre nosotras nuestro décimo electronauta.
Como señoras, grandes señoras, nos sentíamos décimamente superiores a las protonas solitarias y enseñoreábamos el espacio profundo sin que nada, absolutamente nada, nos pudiera afectar. Reinonas. Nuestras relaciones trigonocúbicas eran inmejorables y vivíamos gozosas e inmutables. Hiciéramos lo que hiciéramos y por más que nos intercambiásemos nuestra estructura permanecía imperturbable. Firmes permanecimos convencidas de haber dado el paso adecuado.
− ¿Y qué ocurrió tatarabuela para que no estemos así de bien?
−Pues que capturamos, sí, no me mires así. Capturamos.
Y resultó ser una pareja muy salada, tuvimos otro electronauta y no paramos de reír y reír hasta que nos dimos cuenta que estábamos dejando de flotar y de nuevo formábamos una estructura peculiar, estupendamente triangular y magnífica. Pero nuestro onceavo electronauta nos salió un tanto díscolo y tuvimos que recrecernos creando una nueva capa donde mantenerlo girando sin que revolviera a los mayores pues les dejaba descompuestos con tanto choque así que a las primeras de cambio: ¡tú p´arriba!
No sabíamos dónde nos metíamos.
− ¿Por qué? ¿Qué pasó abuelita?
Que de tanta risa como nos daba y sin mirar más allá asimilamos a otra pareja simple por si ver si se multiplicaba el cachondeo, ¿y qué ocurrió, eh, qué ocurrió?
Que nos volvimos tristes e irritables; a las primeras de cambio mandábamos a nuestros queridos electronautas y al nuevo a las capas más lejanas por no tener que soportarlos. Pero eso sí, volvimos a nuestras añoradas relaciones tetratrónicas, tan queridas, tan estables; nuestros frotamientos eran constantemente hexagonales, la nueva pareja estaba encantada recién abandonada su relación simplemente doble y extremadamente anticuada. Nos volvimos, no sé cómo decirlo, extraordinariamente familiares. Por un lado apenas soportábamos a los pequeños electronautas pero por otro todos nuestros desvelos estaban en protegerlos, en no perderlos. ¡Había que hacer algo!
Nuestros doce pequeñitos.
Pronto serían trece.
De todas partes nos llamaban, todas las protonas, desde las simples alocadas hasta las imitadoras compactadas querían que estuviéramos a su lado y nos relacionáramos con ellas. Había que hacer algo, o nos disolveríamos sin remedio.
Adoptamos deprisa y corriendo otra pareja, pero volvió a ocurrir algo insólito, ¡se nos coló de rondón un neutro pinturero! Y nos volvimos reflectantes auténticas, pero aun así firmemente acopladas pues hicimos un nuevo cambio en nuestras relaciones frotacionales, adiós tetra, hola de nuevo tríos a tope; eso sí, profundamente densas a pesar de nuestro vacío interior.
Y de nuevo nos imitaron con fruición.
Al poco volvíamos a ser muy abundantes e indiferenciados. Y fue cuando se produjo la primera debacle: un par de nuestros electronautas nos abandonaron, nos abandonaron sin más.
El vacío exterior que nos dejaron no se podía llenar con nada, nada podía consolar nuestra pérdida. Pero al poco otros dos electronautas llegados de no se sabe dónde llegaron y se instalaron en las órbitas abandonadas.
¿Qué era esto?
Y otro poco después otros dos se fueron y otros dos ajenos ocuparon su lugar.
¡Esto hay que pararlo como sea! ¡Nos quedamos sin los nuestros y tenemos que cuidar de los ajenos!
Nos reunimos todas las protonas en un cónclave secreto y decidimos dar otro paso, tal vez este neutro, sí, eres muy simpaticón, que teníamos a mayores era el causante de que perdiéramos a nuestros electronautas y nos llegaran otros ajenos así pues decidimos adoptar una protona solitaria como solución final a nuestros problemas.
¡Éxito a la primera!
Rápidamente tuvimos un nuevo electronauta con nosotras y se detuvo aquel continuo trasiego de creaturas. Pero la alegría nos duró poco. De vez en cuando, cuando menos lo podías esperar uno de nuestros pequeñitos nos abandonaba dejando su vacío atemporal y cuando estábamos rotas por el duelo otro electronauta aparecía para llenar su hueco.
Era algo que ocurría de pocos en pocos, un enigma, un misterio. Establecimos grandes redes octogonales intentando resolverlo mientras disfrutábamos de unas nuevas y sanas relaciones óctuples, siempre triangulares, eh, no vayáis a creer que habíamos perdido el tino. Unas sólidas relaciones grupales y un contacto constante con nuestras imitadoras a través de intensas redes sociales que expandieron nuestro conocimiento del medio y afirmaron nuestra solidez exterior.
−Pero, entonces, ¿qué pasó, bisabuelita? ¿Qué pasó, eh?
−Que alcanzamos la perfección.
Por casualidad, pero alcanzamos la perfección. Adoptamos otra pareja, vosotros, sois encantadores, y conocimos la perfección de las relaciones monoclínicas adoptando unas estructuras perfectamente tetraédricas que nos volvieron inmutables y faraónicas.
De nuevo reinas.
Y entonces sucedió. Cuando más a gusto y calentitas, agradablemente frotacionales, explorando prodigiosas relaciones tetraédricas con nuestras imitadoras en la oscuridad expansiva ocurrió.

Sentimos El Soplo.

Una onda que nos atravesó, algo inmaterial pero aun así perceptible llegó de no se sabe dónde y nos calentó, nos calentó a base de bien, nos calentó tanto, tanto, que nos pusimos a brillar, a brillar y brillar, ¡nos convertimos en pura luz! Por unos instantes éramos simplemente luz, prodigiosa luz.
Y nos apagamos.
Como si hubiéramos agotado nuestro ser y alcanzado por instantes lo que hay más allá de la perfección y ya más no pudiera ser. Os queremos pequeñitos, nos queremos todas. Pero vamos a desaparecer, nos extinguimos, hemos agotado nuestro ser en una increíble aventura y nos toca desaparecer.
He disfrutado intensamente.

¡¡Qué ocurre!!
¡De nuevo El Soplo!
¡¡Es mucho más intenso que el anterior!!
¿Y ahora qué?
¿Ahora qué?

Comenzamos de nuevo a calentarnos y a brillar, amada protona.
−Calla, rancio, que tú nunca entiendes nada. ¿Qué nos ocurre? ¿Qué nos está ocurriendo? Brillamos y crecemos, ¡es eso! Estamos como creciendo, creciendo, creciendo en la oscuridad expansiva, ¿qué? ¿qué puede ser lo que está ocurriendo?
−Que, vosotras, las protonas, ya nos habéis metido en otro lío monumental. A saber en qué parará la cosa y que nuevas relaciones triangulares tendremos que explorar.
−Que te calles, rancio, que estás mejor callado. Escuchar, ¿no oís como una voz? Una voz de protona. ¿Qué dice? ¿Qué dice?


¡Loot! ¡Loot! ¡LOOT! ¿Pero tú que has creado?

Fin.

¿Después de leer este cuento no comienzan a sentir la química como algo realmente apasionante?, algo que merece su exploración personal. Alguien me dijo que con la química no se puede escribir más que fórmulas, fórmulas y más pesadas fórmulas, que era una chifladura escribir sobre química o física a no ser un tratado de divulgación científica, y yo a la gente así, parafraseando a la conocida canción les digo: campo y onda, ¿cómo puedes ser dos cosas a la vez y no estar loco? O partícula, que todavía me lo pones peor.

Conócete a ti mismo. Dijo un sabio.

Este es el boceto de un cuento que salió publicado en mi libro: Ramiro y el hazo, Cuentos de la reina arpía.
Ramiro y el hazo

sábado, 23 de mayo de 2015

Historia de un talento, Cuentos de la reina arpia. Mi nuevo libro de cuentos.

Historia de un talento, Cuentos de la reina arpía, es el nuevo libro que he lanzado al mercado en edición digital.
Podéis descargarlo en el siguiente enlace:
Historia de un talento

Si sois españoles podéis hacerlo directamente en este otro:
Historia de un talento, Cuentos de la reina arpía

Son ocho cuentos, y alguna cosita más de regalo, con una longitud que varía desde unas pocas líneas a docenas de folios hasta llegar a las 530 páginas en formato A5, que es el más se aproxima al de la pantalla del lector digital o un libro de papel.
Ocho historias que pasan por temas como los mitos de la creación, los visitantes de otros planetas, una fábula vasca, la peregrinación de San Francisco de Asís a Compostela, mujeres mutantes en un mundo que retrocede a épocas pretéritas, y la que da el título a la obra: Historia de un talento.
Inspirada en la época de las guerras del imperio romano contra los cántabros y astures pero dándole mi toque fantástico. Al escribirlo, como procuro informarme lo mejor posible, esto incluye visitas al Museo Arqueológico Nacional y al de Santander,  por poneros un ejemplo, me di cuenta, una vez más, que la historia que nos cuentan, de nuestro propio país, es bastante fantasiosa y de épocas como en la que está ambientada Historia de un talento prácticamente no queda nada. Se sabe que Octavio Augusto escribió una crónica de las Guerras contra Cántabros y Astures, imitando a su tío Julio César y su Guerra de las Galias, pero se perdió, y prácticamente todo son especulaciones. Unas monedas por aquí, un mosaico por allá, comentarios de Virgilio o Séneca, en fin, prácticamente nada.
Como me ocurrió lo mismo en otro relato: Gundemaro, el último conde suevo, ambientado en los últimos días del reino suevo, que no encontraba nada de nada ni pateandome Galicia de punta a punta pues esta vez me lo tomé con calma y el propio relato te va llevando por donde es debido.
Espero que disfrutéis con su lectura y me escribáis con vuestras impresiones.
A vuestra disposición quedo.

Confío que este verano pueda sacar otro libro digital de Cuentos de la reina arpía, esta podría ser la portada, y también sacar en papel los libros que ya tengo editados digitalmente. Esto supone muchas horas sentado al ordenador y no sé de dónde sacaré el tiempo pues lo que me apetece ahora es escribir, escribir historias, simpáticas o escalofriantes, que os sorprendan y entusiasmen.
Ramiro y el hazo es una historia ambientada en el Reino de Oviedo, así que en cuanto tenga unos días de vacaciones ya sabéis lo que me toca: ¡a sidras!
Pasarlo bien, que solo se vive una vez.

martes, 19 de mayo de 2015

La crux de los angeles, mi nueva novela en papel.

La crux de los ángeles, mi última novela, una ficción fantástica medieval, ya está disponible en versión impresa y podéis adquirirla en el siguiente enlace:
La crux de los ángeles

Igualmente podéis encontrarlo en el amazon de vuestro lugar de origen y os lo envían a vuestro hogar.
Para los lectores españoles podéis adquirirlo en este enlace de amazon españa:
LA CRUX DE LOS ÁNGELES

Y el servicio de mensajería de SEUR os lo entregará en vuestro hogar en dos o tres días.

Me decidí pasar esta obra a papel tras haberla editado en digital gracias a la iniciativa CreateSpace: Autopublicación.
https://www.createspace.com/



Es trabajoso pasar un libro de digital a papel, o a la inversa, pero espero que merezca la pena el esfuerzo y la obra sea de vuestra complacencia. Las aventuras de un grupo de hispanos embarcados en bajeles por el rey Alfonso II el Casto para atravesar el océano atlántico y conquistar nuevos territorios merecían la pena el esfuerzo. Estoy seguro que no os defraudarán y el libro, de apenas 138 páginas, sale en una edición muy cuidada. Y sigue estando disponible la versión digital para vuestro aparato de lectura.

En breve saldrá a la venta, en edición digital, mi próximo libro de cuentos fantásticos: Historia de un talento, Cuentos de la reina arpía, que estoy seguro que os sorprenderá y agradará.
Hasta pronto.

jueves, 7 de mayo de 2015

Hospitaleros voluntarios: Boletin de mayo de 2015.



BOLETÍN INFORMATIVO Nº 73
Mayo de 2015

De los diversos actos que se van a celebrar este 2015 os iremos informando en el
Boletín y en la página web de la Federación así como en la revista Peregrino
Amigos, (seguimos) necesitando vuestra colaboración… es el último recordatorio
Porque estamos preparando la celebración del XXV aniversario de Hospitaleros Voluntarios y queremos recordarlo por mucho tiempo; tenemos varios proyectos para 2015, año en que celebraremos nuestro cuarto de siglo.
Pedimos tu testimonio, una anécdota o vivencia que hayas tenido en tu tiempo como hospitalero voluntario para publicarlo en un libro de relatos que, pedimos, sean retratos positivos aunque todo será bien recibido.
Queremos que participéis todos, que cada uno de nosotros cuente algún momento de su ser hospitalero, poder hacer una gran selección y rematar un libro donde todos nos sintamos protagonistas de esta celebración (que nadie se sienta cohibido si no tiene demasiada pericia al redactar)
Desde hoy pedimos vuestra colaboración, que ha de estar escrita en formato Word, con fuente Arial en tamaño 11, justificación a ambos lados e interlineado 1.0; y en una sola página.
La idea es seguir recibiendo escritos hasta el 15 mayo de 2015.
Queremos de los hospitaleros no españoles también su participación porque sois parte fundamental de este grupo; hacedlo, si así lo queréis, en vuestro propio idioma.
Podéis enviarlo a sacalejo@hotmail.com (Manuel Oliva) que será el hospitalero voluntario encargado de recibir, archivar y ordenar vuestros escritos junto con vuestro nombre y apellidos, nacionalidad, albergue donde se sitúa el relato y año.
Ánimo y a trabajar.
Nous souhaiterions que les hospitaliers non-espagnols participent aussi à la rédaction d'un recueil de souvenirs.
Parceque vous faites partie intégrante et fondamentale du groupe.
Faites le dans votre propre langue si vous le voulez bien.
Vous pouvez envoyer vos textes à sacalejo@hotmail.com (Manuel Oliva) qui est l'hospitalero voluntario en charge de recevoir, ordonner et archiver vos contributions. N'oubliez pas d'indiquer vos nom, prénom, nationalité, l'albergue où votre histoire s'est passée et l'année des faits.
Courage et…au travail.
We want from the Non-Spanish "hospitaleros" also their collaboration because you are and were an essential part of this family; do itif you feel like it, in your mother tongue.
You can send it to sacalejo@hotmail.com (Manuel Oliva) that will be "hospitalero" in charge of receiving,organising and filing all your stories. Please add your name and last name, nationality and the albergue where your experienced is located and the year that it happened.
Invitiamo a partecipare anche gli hospitaleros di altre nazionalità in quanto parte fondamentale di questo gruppo; se lo desiderate, potete scrivere un aneddoto o un pensiero direttamente nella vostra lingua e inviarlo a sacalejo@hotmail.com (Manuel Oliva), l'hospitalero volontario incaricato di raccogliere, organizzare e archiviare i vostri scritti completi di nome, cognome, nazionalità, albergue
in cui si svolge il racconto e l'anno.
Forza, al lavoro!
Wir möchten, daß auch die Hospitaleros anderer Nationalität daran teilnehmen, da sie einen
grundlegenden Bestandteil dieser Gruppe darstellen. Wenn ihr Lust habt, bitte eine Anekdote oder Erinnerung direkt in ihrer Sprache schreiben und sie an sacalejo@hotmail.com (Manuel Oliva) senden. Er ist der Hospitalero Voluntario, der ihre Texte zusammen mit Ihren Vor- und Nachnamen,
Nationalität, Albergue in dem sich ihre Kurzgeschichte stattfindet und das Datum (Jahr genügt) bekommen, sortieren und speichern wird.
Nur Mut und sich an die Arbeit machen!
0·O·0



Otro de los actos organizados y que ya están en marcha es la colocación de un mosaico conmemorativo del XXV aniversario de Hospitaleros en cada uno de los albergues que atendemos. Algunos ya están colocados en fachadas o zaguanes, con lo que los peregrinos y los vecinos ya saben que estamos de cumpleaños; otros llegarán por el Camino a espaldas de algún hospitalero. También en Valpromaro (Italia) se cuenta con uno.
El mosaico está compuesto de seis teselas de cerámica artesanal que, sobre fondo azul, muestra nuestro emblema –ese muñecote abrazador que encierra en su silueta otros y otros muñecotes abrazadores–, más la leyenda XXV aniversario 1990-2015 y el logo de la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago. La idea es que varios de nosotros salgamos del Puerto del Somport y de Roncesvalles en la fechas del mes de mayo recorriendo el Camino
Aragonés y el Francés y transportando el resto de mosaicos aún no instalados.
Invitamos a todos los amigos que tengan tiempo a que se unan a nuestra marcha, bien en todo su recorrido, bien acompañándonos algunos de los días, o bien acudiendo en las fechas programadas al lugar o lugares donde se colocarán los mosaicos para realzar con su presencia el sentido del acto.
Acabaremos con una ofrenda al Apóstol en Santiago de Compostela, en nombre de Hospitaleros
Voluntarios, el próximo 16 de junio.
Los interesados en saber fechas y otros datos pueden contactar con: Ángel Urbina
angeleloy@iralta.com telf.648484986 o con Jorge Fernández jorge.nalda@gmail.com telf.
649537402.
También contarán con un mosaico conmemorativo los albergues atendidos por las asociaciones
Federadas y el albergue atendido por hospitaleros voluntarios en Valpromaro (Italia)
0·O·0



LA GRAN FIESTA
Como uno más de los actos programados para celebrar el cuarto de siglo de vida de Hospitaleros Voluntarios pero, quizá, el más solemne y oficial, se ha señalado el día 4 de julio (sábado) como el día en el que se descubrirá la placa que Hospitaleros va a fijar en la casa de Hornillos del Camino donde Lourdes Lluch inició nuestra andadura.
El acto será sencillo pero queremos contar con la presencia del mayor número de hospitaleros (aquí invitamos especialmente a todos los hospitaleros veteranos de los primeros tiempos de esta Organización), asociaciones federadas y, por supuesto, peregrinos.
Como evento más serio que será –aunque no queremos perderle el ánimo festivo- la Federación de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago es la encargada de hacer llegar a las autoridades que estime oportuno la invitación a dicho acto así como a todas las asociaciones de Amigos del Camino de Santiago.
Desde aquí, a los hospitaleros: como el siguiente boletín será en julio –pero no necesariamente antes del día 4- cursamos invitación aquí y ahora.

Convocatorias

CURSO DE VENDAJES FUNCIONALES…un clásico en el XXV aniversario. Impartido por la doctora y hospitalera Ibai Molero el día 10 de mayo en el Monasterio de Begoña (Bilbao) Inscripciones a anahosvol@caminosantiago.org desde el 1 de abril.
CURSO DE INGLÉS PARA HOSPITALEROS. Carrasquedo (La Rioja) 12-14 de junio. Inscripciones y más información a partir del 10 de mayo en marinasaiz@hotmail.com
El objetivo principal de este curso es conseguir perder el miedo y la vergüenza a la hora de hablar en inglés. Para ello, en el curso se desarrollarán nociones básicas y elementales que puedan facilitar al hospitalero su relación con los peregrinos: pedir y dar información personal, dar información sobre
el albergue, el pueblo o la ciudad, dar direcciones, horarios, pedir voluntarios para las labores del albergue y otras nociones de interés que puedan surgir. El método será plenamente comunicativo, con un enfoque muy especial en actividades orales, role-plays, tareas de vacío de información, juegos, etc. Aparte de pasárselo bien, es importante tener en cuenta que se viene a hablar en
inglés.
No se necesita conocimiento de inglés previo, ya que de lo que se trata es de “chapurrear en inglés” para poder comunicarse con el peregrino. Se facilitará material adecuado para que se puedan seguir practicando las estructuras y vocabulario desde casa.
Para no terminar agobiados con tanto inglés, haremos alguna pequeña salida a las montañas y hayedos del entorno (aprox. 2 ó 3 horas). Intentaré no ser Marina la asesina, aunque tendré que hacer honor a mi nombre. El cursillo se celebra en el albergue de Carrasquedo: http://carrasquedo.obr.es/ a 1km de Grañón. El precio del curso será aproximadamente 55€, incluido el precio del albergue y el material. Fianza 20€.

CRUZAR LA ORILLA. PUENTES EN EL CAMINO DE SANTIAGO.
Un recorrido físico, histórico, técnico, simbológico y religioso por los puentes. Albergue de Zabaldika. 16-18 de octubre.
Inscripciones a partir del 10 de septiembre en malele11@yahoo.es
0·O·0



Txema Barettini, un hospitalero de Vizcaya, tiene interés en que aparezca en el Boletín este texto que refleja su opinión sobre el tema que aborda.

VOLUNTARIEDAD, ETICA, COMPROMISO.
En esta Organización todos somos voluntarios. Cada uno, en nuestra parcela de compromiso adquirido. Y debemos trabajar así, tanto en las labores de dirección (organización, cursillos, gestión, etc.) como en el trato directo con los peregrinos (a través de los albergues, mayoritariamente, y con sus responsables o dueños) Pero evidentemente, la parte más visible es ésta última. Y es aquí donde más debemos demostrar para qué estamos, qué queremos y cual es nuestro compromiso y responsabilidad en el quehacer voluntario.
Y todos –creo- en ésa dedicación hemos vivido situaciones de "disfuncionalidad", que nos han enfadado, desilusionado , molestado, que no hemos podido resolver del todo y que se han ido enquistando.
Y me refiero concretamente a aquéllos compañeros/as que en su trabajo voluntario en los albergues y de cara a los peregrinos, tienen actitudes que traspasan las "lineas rojas" que no son permisibles ni justificables. Desde la prepotencia con los peregrinos a la desconsideración visible con otros
compañeros voluntarios en el trabajo común, cuando no también con las normas y reglas de los albergues allí donde vamos.
No entienden muy bien (o interiorizan muy mal), toda la información que se les transmite a través de los cursillos (por ejemplo) Quizás es que en algunos mensajes habría que afinar un poco más.
Pero hay voluntarios que equivocan su misión en los albergues. No somos los dueños del local (ya los tiene) y tiene sus normas (puestas por los mismos) Y si pensamos que algunas normas pueden ser mejorables para una mejor atención a los peregrinos y también de mejora para las instalaciones, debemos argumentarlas y proponerlas a quienes tienen capacidad para su cambio: Ayuntamientos, Diputación, Gobierno, Asociación local, particulares, etc. Es decir, tenemos que utilizar los cauces establecidos y si éstos nos parecen estrechos, por ejemplo, pues dado el corto espacio de tiempo
que permanecemos en el lugar (15 días), tenemos una infraestructura de dirección a la que haremos llegar nuestras impresiones para que, dado el caso, puedan actuar con conocimiento y buen encauzamiento de las consideraciones.
Creo que debiéramos propiciar que todos éstos comportamientos erróneos, equivocados e interesados pudieran irse resolviendo para evitar su repetición o propagación.
Una mínima infraestructura donde pudiéramos remitir nuestras observaciones y un pequeño grupo de expertos y contrastados compañeros, que con la información remitida, pudieran contrastar y tomar decisiones con criterios equilibrados, de derechos, de ética.
Todos saldríamos beneficiados (peregrinos, dueños de albergues, Organización de Hospitaleros, etc), pues hay actitudes y comportamientos que ensombrecen nuestra labor de Hospitaleros Voluntarios desinteresados.
Txema Barettini. Mayo/2015
0·O·0


Chris Slater es un hospitalero canadiense desde hace algunos años que conoce bien el problema “chinchero” y, como buen canadiense casado con una cubana, tiene un magnífico sentido del humor.
Tanto como para dedicar este remedo de Robert Louis Stevenson, a las chinches

Ode to a Bed Bug on the Camino de Santiago

Little bed bug, chinche too –
What a bon vivant are you!
You have pilgrim blood for food
Variety for every mood
Delivered free to your front door,
You couldn’t really ask for more.
Spanish, German, French and Swiss,
What a recipe for bliss.
Irish, Australian and Dutch
Careful you don’t drink too much!
Belgian, Scandinavian
They try to hide from you in vain.
But English blood, you should beware
There may be streaks of blue in there.
American is suspect too
Their fatty diet is bad for you –
By day you hide in crevice deep,
A perfect place in which to sleep.
But when night falls and lights are out,
Out you emerge to wave your snout.
It’s time for you to make a start
Menú del noche or à la carte.
So choose your dish, no need for haste
To satisfy your latest taste -
Bellies, thighs, and buttocks too,
Whatever comes into your view.
No vampire had it quite so good
As you, when savouring your food.
I’m sure when you begin to suck
You cannot quite believe your luck,
And when red juice begins to flow
I wonder, do you really know
What agonies of legs and feet
Have brought to you this splendid treat?
Then, if you tire of the décor
Just take a stroll across the floor.
Many a back pack there will do
To hitch a ride to pastures new.
Your ancestors were nourished, too
For centuries they learned to do
The things you specialize in well
From Roncesvalles to Compostelle.
Your place in history’s assured
As you gorge on the pilgrim horde.
Little bed bug, chinche too
How I wish that I were you!

Chris Slate

Quienes recibís este boletín por correo postal, indicad
por favor, si tenéis, una dirección de correo electrónico.