miércoles, 5 de noviembre de 2014

DMT o la mal llamada Molecula del espiritu

No hace mucho se ha estrenado la película The Spirit Molecule, La Molécula Espiritual, sobre las experiencias de artistas y científicos con la DMT, dimetiltriptamina; una triptamina que produce nuestro cerebro y es la causante de nuestros sueños y visiones; es bastante espectacular.
Se puede ver en youtuve acudiendo a este enlace:

Para saber más de esta droga puedes dirigirte a la siguiente web que lo explican muy bien.

Este par de imágenes que pongo a continuación a modo de ejemplo es una especie de contribución personal al respecto de este tema, pues cuando escribes o dibujas no sabes muy bien de donde o por qué te surgen las ideas y las imágenes. Generalmente es tu propio cerebro procesando la información a la que hayas estado expuesto durante el día.
Ocurre que cualquier desequilibrio en tu cerebro, bien por un golpe, enfermedad, o medicación, hace que tu percepción de las cosas varíe increíblemente; de ahí que se tengan sueños, visiones, ilusiones, de lo más extraño o variopinto. Después, al despertar o desvelarse, todo depende de la formación personal para ser capaz de asimilar o rechazar ciertas cosas. No le afecta del mismo modo una experiencia de este tipo a una persona de gran cultura que a un analfabeto, ni a una persona sana que a otra enferma.


Un astrónomo, por ejemplo, puede estar orientado a pensar en el universo y sus visiones serán estelares, un matemático a fórmulas o gráficos tipo fractales, un jovencito hacia chicas espectaculares; y todo por el estilo. Es nuestro cerebro y la información de que disponga lo que actúa en todo momento procesando información e intentando hacerse un plano o una idea de la situación.
Ocurre este efecto de modo natural al comenzar a dormir pero por escasos segundos; pues nuestras glándulas tan solo producen la cantidad necesaria de encimas, proteínas, moléculas, etc., para el día a día; estando medianamente sano apenas entrevés alguna imagen o ensueño cuando te estás durmiendo.
Para cada persona también influye mucho el trabajo, lugar de residencia, y la gente que te rodea a la hora de soñar o visionar. En realidad todo es muy simple y sencillo y lo mejor es no complicarse la vida. Que te pasa una cosa extraña, (sueño, visión, percepción, etc.) pues la cuentas si quieres y si no pues no la cuentes. Y en paz.
Para quien tenga un mayor interés en este asunto puede leer algo de Abraham Maslow y su teoría de "las experiencias cumbre"
Es muy ilustrativo.
En este enlace podéis conocer algo de la vida y obra de A. Maslow.
Y en este otro algo más preciso sobre la idea de experiencia cumbre, 
¿a qué se le llama experiencia cumbre?


Lo que hace esta droga recién conseguida es mantener durante minutos, al parecer con gran potencia de percepción, lo que de manera natural obtiene todo hijo de vecino de su propio cerebro y formación durante pequeños lapsos de tiempo; por ejemplo al echarse una siesta.
Sus efectos parecen ser muy potentes durante al menos una hora, debido a la cantidad de DMT que se toman los protagonistas de la película, pero asimilar lo experimentado durante esta evasión puede resultar imposible, por ello las descripciones que dan son un tanto deslavazadas o sin sentido. 
La glándula pineal está en el centro del cerebro y es realmente algo muy sensible; gracias a ella cuando dormimos podemos soñar. Está, por así decir, en el centro de mando o control de todo el gran vehículo o mecanismo que es el ser humano; lleva ahí dentro millones de años, desde nuestros ancestros primates, y por algo será.
Ingerir una gran cantidad de DMT hace que la glándula extravíe su función y se pierda el control de la percepción. Un efecto similar se puede alcanzar, con cierto entrenamiento, con esas gafas que se vendían hace años que producían luces sicodélicas o espectroscópicas y que se les añadía ruido rosa o bien algún tipo de música relajante.
Como los ojos conectan directamente con la glándula pineal consiguen perturbar la percepción lo suficiente para tener esas sensaciones extrañas. Me parece que se prohibió la venta de ese tipo de gafas, por sus efectos dañinos para la salud, como igualmente está totalmente prohibida la producción, venta, y consumo de DMT.
Tener cuidado con este tipo de cosas, por algo son ilegales. Para que algo te alcance o afecte al espíritu primero hay que tenerlo.

¿Os queda claro?

Yo escribo cuentos fantásticos, novelas de fantasía épica o ciencia-ficción y cosas afines, pero el tema de las drogas me lo tomo muy en serio. No me tomo una aspirina si no me lo ordena el médico. Sois libres de aceptar o rechazar mi consejo.