domingo, 5 de enero de 2014

Mi regalo de Reyes Magos: un nuevo capítulo de La crux de los angeles.

Esta es una noche muy especial para los hispanos: ¡llegan los Reyes Magos de Oriente! y no se me ocurre mejor regalo de mi parte para todos vosotros que un nuevo capítulo, de lectura libre, de mi última novela: La crux de los ángeles.
Por si no habéis leído el anterior e inicio de la novela, no tenéis más que mirar en entradas anteriores, la apuesta es grandiosa: tres bajeles bizantinos provisionados de hombres y materiales por el rey Alfonso II parten del puerto de Gijón en el verano de 798 para cruzar el océano con destino a una tierra incógnita, desconocida, de la cual tan solo han oído hablar a unos monjes irlandeses: la Isla de San Barandan.
¿Podran cruzar el océano atlantico con naves semejantes?
Podéis apostar lo que queráis a que sí.
Son españoles, son 300, y son los mejores. Nunca hubo otros como ellos.
Leer y asombraros de lo que son, o eran, capaces de hacer los hispanos tocando la gaita. Llevan al frente al conde Teodoro, la gloria de Bizancio, y sus hombres duchos ya en cien batallas. ¿Quien les podrá parar?


Terra incognita e lontana

Aún podríamos ver en las retinas del conde Teodoro las últimas costas de la tierra hispana que hace semanas atrás dejaron. ¡Qué gran esfuerzo y qué desesperanza! A ratos y días han tenido que echar los remos al mar y esforzarse por superar una corriente que les mandaba de vuelta a casa pero ahora están encontrando buenos vientos, cada vez más frescos que les llevan a su destino; pero o encuentran pronto tierra alguna o perecerán de seguro. En dos días a lo sumo se quedaran sin sidra, sin cerveza, y… sin agua alguna tras tantos días flotando como corchos sobre el océano.
Es noche cerrada y tan solo Teodoro y su fiel amigo Pelayo (el hijo mayor del conde Toribio; que a punto estuvo de matar a algún rival por tener sitio en el barco) se mantienen despiertos. Tantos días al albur de los piélagos ensombrecen el ánimo del joven pelagio; su bravura parece haberse ido por la borda noches atrás y ahora no pega ojo. Al timón le tiene Teodoro y le va enseñando cómo guiarse por las estrellas.
Le va nombrando constelaciones, ¡esa es El Boyero! y se las hace repetir una docena de veces para que las recuerde. Los moros les ponen otros nombres pero hacen los mismos trazos pues de ellos, los romanos, las aprendieron cuando salieron de sus desiertos de escorpiones.
El muchacho escucha extasiado los relatos del conde sobre la prodigiosa ciudad de Constantinopla; el ombligo del mundo. Sus riquezas inconmensurables, sus palacios, la inmensa Magna Sofía, el mayor templo del mundo, el puerto inagotable con cientos de naves llegadas de cualquier lugar conocido, los millones de esclavos que trabajan las tierras del mayor imperio jamás creado. Bizancio, ¡Bizancio!


Se aferra suavemente a los fuertes hombros del joven pelagio, pero sin resultado; viejas costumbres de los griegos, el muchacho prefiere siempre la compañía de su amigo Jacobo. Cansado ya de tanto velar por momentos reposa su bruñida cabeza sobre el hombro de Pelayo cerrando los ojos. Total, no se ve ni una berza en esta noche tan oscura y sin luna. Qué desesperación, se han llevado el mundo; así se verían Noé y los suyos tras el diluvio, tan solo los pescadores sonríen a veces con lo que izan a bordo de vez en cuando. Grandes peces; peces, solo peces es lo que quedará en este mundo cuando nosotros nos hayamos ido.
Peces de grandes ojos y brillantes escamas, el mundo futuro. Cuando caiga Bizancio y se sumerjan sus altivas torres en las negras aguas del Ponto. Peces, pececitos.
− ¡Despierta! ¡Despierta Teodoro! Mira la proa.
− ¿Err? ¿El qué? ¿Qué hay?
−A babor no, la proa, ¡esas luces! ¿Qué son?
Sobre la proa de la nave capitana han ido apareciendo una serie de luces de distintos colores, y el cerebro avispado del conde viajero se dispara ante lo desconocido con un millar de especulaciones sucesivas. ¿Ángeles? ¿Qué tipo de extraña magia será ésta? De un brinco se incorpora y despierta a patadas a su fiel Orestes, su hombre de confianza. Espadas desenvainadas y me guardas las espaldas.
−Pelayo, da la alarma; despierta a todos. ¡Arriba moros! en pie todos.
Con cautela va atravesando la nave con la espada por delante. Nunca vio, escuchó, o leyó algo sobre luces semejantes que se arremolinan sobre el mascarón cercano. Pausados, atentos, pero no titubeantes, se van acercando y cuando los dos se hayan a pocos pasos las lucecitas se alejan del barco y se colocan en hilera unas cuantas brazadas por delante.
− ¡A los remos! Todos, ¡ya!
Teodoro se sube al mascarón y observa el desfile luminoso; Orestes al timón va siguiendo sus indicaciones para seguir el rumbo que les van marcando. (De tierra, de alguna tierra incognita tendrán que haber llegado esos seres extraños. Hay que seguirlos como sea; el alba está cercana)
Con las primeras luces del día el ojo experto de los navegantes está avizor de cuanto surja en lontananza, por donde desaparecieron las luces de colores. Los tres bajeles van casi a la par, la mañana es fresca y luminosa algunas nubes lejanas, oscuras, les ponen aún más en alerta. Está lloviendo; allá a lo lejos está lloviendo, ¡qué bien les vendrá esa agua para rellenar sus vacíos barriles!
− ¡Remar! ¡Remar perros! Vamos por el agua, hay buen viento.
Antes de una hora ya caen las primeras gotas sobre sus sudorosas cabezas y gritos de júbilo salen de todas las bocas en sus lenguas maternas al sentir cómo se empapan calzas y jubones.
−Subir los remos a bordo. Vale por ahora de esfuerzo; hora de desayunar. −Les grita Orestes a su tripulación y a los otros dos bajeles.
− ¡Jalil! sigue tú con el timón, ya te mandaré un relevo.
− (Triste perro mastín. Si yo te tuviera de esclavo, allá en mi luminosa estancia de la bella Gades, ¡Cómo te haría azotar! sucio infiel que te resguardas de la lluvia por no lavarte y seguir oliendo a cerdo)
Pero ha de seguir al timón y atento. A su lado siempre hay un soldado presto a sacudirle con su pica o cortarle el cuello con la espada. Un romano; esta vez ha dejado a su lado un soldado de Bizancio. No tienen la mirada asesina de los hispanos pero saben estar aún más atentos a cualquier detalle raro, suyo o de sus hermanos musulmanes.
Chubascos sucesivos van cayendo esa mañana y un viento fresco les va echando al sur por más que luchan por mantener la deriva. Jalil tiene turno de timón esa mañana, y aunque de vez en cuando puede levantarse dejándolo en manos de un pescador, mantiene la vista siempre avizor pues su olfato marino le dice que tras esas cortinas de agua y nubes oscuras se oculta algo. Aves, aves náuticas cada vez más numerosas se atreven a pescar aprovechando las estelas y las jarcias de las naves. No estarán muy lejos sus nidos. La hora del rezo del mediodía. Ya seguirás mirando.
−Vale, vale ya, venga morucos, a lo vuestro, basta de rezos.
−Déjales Jacobo, no incordies ahora que está todo el mundo contento. Han vuelto a pescar unos cuantos peces grandes y hoy podremos comer caliente; ¡salmones! ¡salmones! se gritan unos a otros, y volvemos a tener agua suficiente.
−Bueno, vale, pero que vuelvan al timón y la navegación.
−Ya vuelvo, pelagio, ya mismo.
Algo detiene los pasos de Jalil cuando camina de vuelta al timón; algo entrevisto por el rabillo del ojo que le hace girar la cabeza y salir corriendo hacia el mascarón de proa. Como flechas salen tras él Pelayo y Jacobo pensando que el moro ha enloquecido con los rezos y trata de saltar o sabotear la nave. Pero Jalil se sube sobre las maderas comenzando a dar grandes voces en árabe e indicando con el brazo.
−Me cago en el puto moro, ¿qué dices, hombre? ¿qué hay? ¿qué…?
Sí, ¡sí! es tierra, tierra a la vista. En segundos grandes voces se dan de nave a nave y los fuertes abrazos que todos se dan no entienden de raza, lengua, o culto. ¡Al fin una isla! ¡La isla de Barandán por proa! Ya la tenemos a nuestro alcance.
Labores de aproximación rolando a babor y a estribor para ir buscando cala o puerto seguro; el viento fresco, más que otoñal parece ya invernal, les lanza aguacero tras aguacero; tranquilos, sin miedo, aprovechando que rola al sur constantemente les va llevando sin mayores problemas por una costa verde y de hermosas montañas y acantilados. Antes de que el sol se vaya ya han echado el ancla en la desembocadura de un río.
Teodoro está que echa humo por las orejas, en vez de contento es pura furia terrible; a punto ha estado de cortar la primera cabeza y aún no han puesto pie a tierra. Una cabeza judía.
−Yo se la hubiera cortado.
−No seas tan bruto Jacobo; nos hacían falta todas las manos para adueñarnos de esta tierra.
− ¡Pero tú recuerdas cómo se enfrentó Daniel al conde!
−Sí, vale, cada uno con su razón; vete a picar un poco.
Os cuento; porque este Jacobo tendría que haberse quedado en la aldea cazando rebecos y no es buen relatador. Ver tierra y nos invadió una alegría como nunca habíamos experimentado; a mí y a todos. En pleno jolgorio general Teodoro apareció con un gran escudo redondo y le ordenó a uno de los judíos que le grabara un dragón pues era el que pensaba utilizar en el desembarco; y éste se negó en redondo. Todos nos quedamos de piedra; hasta paró de llover en ese momento.
−A ver, Jeremías, o como te llames, a lo mejor no me has entendido (tan alto gritaba que le debían estar escuchando tierra adentro) ¿Ves este escudo? Quiero que me grabes un dragón aquí mismo, ¿No sabes cómo es un dragón?
−Le entiendo perfectamente, señor conde, pero no puedo hacer lo que me pide y mi compañero tampoco.
−Mira, platero, no me toques los cojones o vas a pasar más años de galera que vivió Matusalén, ¡coge la puta gubia y empieza ya!
−No se enfade con nosotros, ¡ningún judío del mundo le hará jamás el encargo! La religión nos impide hacer o mirar representaciones de ese tipo. Le haré una preciosa estrella de nueve puntas y…
− ¡Iconoclastas! Encima; vaya regalo del rey. Ya te contaré yo lo que me vas a grabar a mí y a todos los míos. No te corto en pedazos ahora mismo y los tiro por la borda por la gran alegría del día y no dejaré que me la eches a perder. Pero todo lo que no habéis remado en la travesía lo vais a hacer de aquí en adelante. ¡Orestes! Esta pareja, a partir de ahora los quiero en la primera fila de remos; ya veréis qué rápido os dais cuenta de lo lejos que estamos de Jerusalén. Y rezarle mucho a vuestro Moisés para que la primera mina que encontréis sea de plomo, por me sacaréis el mineral con vuestras manos, me fundiréis el metal, y me haréis unas buenas cruces; ¡que yo mismo clavaré sobre vuestros putos cráneos cuando os entierre! Ya os enteraréis de lo que significa desobedecer una orden mía. Venga, que no tengo ganas de perder todo el día. ¡Jalil! Busca puerto seguro.
Aquella noche tampoco pude dormir apenas; cuando no era un moro era un cristiano el que se levantaba a cantar o a hacer una gracia, tanto era el miedo que habíamos pasado día tras día tan solo viendo agua por todas partes. Seguimos navegando hacia el sur aprovechando corrientes y vientos, el invierno estaba ya encima en aquella tierra y buscábamos zonas soleadas y protegidas del rigor norteño; la isla parecía enorme y encontrábamos otras muchas pequeñas, parábamos en alguna cala propicia y hacíamos pequeñas incursiones. Parecía cierto lo que habían contado al rey Alfonso los monjes de Barandán: que apenas había gente por ningún sitio y huían nada más ver nuestras velas. Intuimos más que ver a las mujeres de aquella isla, pero corrían como liebres y no pudimos capturar ninguna. Comenzó a nevar copiosamente y aunque estábamos en la costa por las noches helaba y más parecía que habíamos vuelto a las brañas más altas de la cordillera cántabra.
Nada de ganado doméstico en parte alguna pero sí abundante caza de todo tipo y tamaño. Teodoro y los condes decidieron seguir explorando la costa con las naves en busca de tierra más cálidas pues aquella isla parecía en verdad muy grande. Ni rastro de Barandán o europeo alguno. Tras unos días de cabotaje llegamos a una tierra donde la primavera parecía haber hecho morada eterna pues en pleno diciembre el tiempo era delicioso. Largas, inmensas, inagotables playas donde echar el ancla y apenas adentrarnos en tierra firme encontrábamos abundante agua potable y alimento en abundancia. La alegría iba en aumento.



En algún momento conseguimos comunicarnos con las gentes del lugar por señas y gestos, pero fuera lo que fuera que les preguntábamos siempre nos indicaban hacia el sur. ¿Un gran reino? hacia el sur. ¿Oro y plata? hacia el sur. ¿Mujeres? hacia el sur. Les dejábamos por imposible y así continuamos hasta dar con un cabo que los pescadores bautizaron inmediatamente como el de la Abundancia. Echaran donde echaran las redes las subían llenas de peces, pero a mí me estaba hartando tanto pescado. ¿No habrá en esta isla inmensa gochos o jabalíes o vacas o algo que no sean ciervos? Y esos dragones terribles que acechaban en las orillas de ríos y lagunas.
Teodoro se empeñó en matar uno y no paró hasta conseguirlo; de hecho él y sus hombres mataron cuatro y nos comimos su blanca carne en un festín en honor de su santo patrono: San Teodoro, no iba a ser otro. Los judíos no sabían dónde meterse. Después del cabo de la Abundancia la costa comenzó a girar al norte tras pasar rodeando unas pequeñas islas y la seguimos. Los capitanes discutían constantemente, en griego, sobre el tamaño inmenso de esta tierra, y al igual los árabes. Yo, que soy de las montañas y que nunca me había ni mojado los pies en las playas de mi lejana España, algo les entendía. Aquello era mucho mayor de lo imaginado. La costa era ahora muy distinta, con muchas calas y promontorios, y ríos que desembocaban al mar. Cuando los capitanes acordaban parábamos en algún paraje largo tiempo haciendo incursiones tierra adentro, pero enseguida volvíamos a los bajeles. Eran selvas, selvas intrincadas pobladas de monstruos y serpientes venenosas, ni rastro de minerales o lugar donde permanecer seguros; y perdimos cuatro hombres entre unas cosas y otras. Seguimos navegando.
A partir de un sinuoso cabo la costa nos cambió el rumbo de nuevo al oeste cuando todos pensábamos en seguir al norte y así dar la vuelta completa a la gran isla. El territorio costero iba cambiando paulatinamente y a las selvas les siguieron umbríos bosques de árboles desconocidos, con abundante caza y tribus de cazadores huidizos con los cuales apenas pudimos tomar contacto alguno. Al igual que nosotros utilizaban con gran habilidad el arco pero preferían la jabalina a nuestros chuzos. Se dedicaban casi por completo a la caza de cérvidos y eran fabulosos corredores que apenas se asomaban al mar. Un grupo en el que iba yo logró parlamentar un rato con unos cazadores. Por gestos y dibujos en el suelo nos indicaron que siguiendo la costa encontraríamos la desembocadura de un gran río. El más grande que nunca hubiéramos visto.
Teodoro reunió a condes y capitanes y tras una breve charla decidieron seguir navegando hacia el oeste en vez de regresar; de todos modos seguía siendo invierno y en aquella costa se volvía a notar e interesaba sobre todo saber el tamaño de aquella isla a la que habíamos arribado. Por lo que habíamos recorrido parecía que fuera tan grande como la propia España o mayor; tiempo habría de descubrir sus riquezas. Bosques y selvas, mucha caza y pueblos poco belicosos que no construían ni villas ni ciudades; no había reinos. Habíamos encontrado una tierra tan grande como para entregar un condado a cada uno de los embarcados; moros incluidos. De vuelta a las naves y el cabotaje.
Al poco encontramos una gran ría, inmensa, donde desemboca un gran río y echamos el ancla. Casi un mes pasamos explorando aquella zona de marismas y ambas costas. Un lugar apacible y estupendo, pero al contacto con las partidas de caza de los naturales del lugar siempre nos salían con el mismo cantar: que al oeste encontraríamos el río más grande del mundo; y una mañana levamos anclas y dejamos la ría atrás. Encontramos una gran ensenada y un estrecho brazo de mar que nos condujo a un inmenso lago. Los pescadores pensaban que habíamos llegado al Paraíso y con ese nombre lo bautizaron, Lago Paraíso. Era tal la abundancia de peces, nos afirmaban, que apenas necesitarían construir barcas si nos quedábamos allí pues echaran donde echaran las redes las sacaban llenas; incluso en la propia orilla.
Las primeras discusiones. Muchos querían dejar ya de navegar y levantar en cualquier lugar nuestra primera aldea en aquella tierra; tal vez entre el gran lago y el mar. Oro no habría pero comida nunca faltaría, ¡el Paraíso! Algunos grupos de nativos se acercaban día sí día no al campamento a conocernos e intercambiar cosas. La placidez nos invadió. Pero Teodoro se mostró una vez más inflexible, unos cuantos días para conocer la zona y seguiríamos de cabotaje; ya habría tiempo de levantar aldeas y ciudades. No llevábamos una semana en la zona cuando un grupo de exploradores llegó al campamento con una gran noticia: no nos habían engañado, caminando más allá del sur del lago habían encontrado el río más grande del mundo, aseguraban.
Teodoro no lo dudó un instante, la mañana siguiente la aurora nos alcanzó en las naves y remando de lo lindo. Nuestro jefe parecía de la estirpe de Neptuno mismo. A medio día alcanzamos la desembocadura de un río. ¡Y qué rio! Era el padre de todos los ríos. Teodoro recordaba descripciones que su anciano padre le había dado del gran Nilo de Egipto. Este que teníamos delante era tan grande o mayor; y enseguida discurrió. Llamó a las otras naves a su lado y ordenó que le siguieran hacia el oeste. Los capitanes de los otros dos bajeles, Basilio y Aquiles querían subir río arriba, remando. Ni siquiera se veía la orilla izquierda de aquel portento y la sensación general era entrar a conocerlo pero el jefe comenzó a amenazar con cortar cabezas si notaba disensión alguna. El bajel de Aquiles en cabeza, Basilio detrás y nosotros a dos brazadas cerrando la armada; encontramos la otra orilla y seguimos de cabotaje.
Era una gran península con varias salidas de agua formando un delta como nos explicaba Teodoro y la recorrimos bien cercanos a la costa estando siempre muy atentos a los bancos de arena hasta dar con un lugar donde poder fondear; pasada la media tarde dimos con un lugar ideal, echamos las anclas y desembarcamos. Un campamento improvisado y cenando con las últimas luces del día ya se notaba como crecían las expectativas de haber encontrado algo verdaderamente grande, ¡llevábamos dos meses o más bordeando costas y aquella isla no parecía tener fin! Habíamos dado con algo digno de un emperador, romanos y morucos no paraban con sus cuchicheos; al fin Basilio lo resumió en pocas palabras:
−Este río es el más grande del mundo; he escuchado relatos de cómo es el delta del Danubio y hemos cruzado cuatro Danubios juntos. Esto no es una isla.
−Tienes razón, Basilio, yo también oí en mi niñez hablar del Nilo y este río es tan grande o más. Y aquello es África. La isla de Barandán, quizá nunca encontremos a ese obispo o a los suyos, es un continente por lo menos tan grande como Europa. No las hemos visto pero de seguro que al norte ha de haber montañas inmensas de dónde viene tanta agua. Si os parece bien, a partir de mañana mismo comenzaremos a buscar un buen puerto por esta zona y fundaremos nuestra primera colonia. Antes de partir de regreso dejaremos en pie nuestra primera ciudad en este nuevo continente.
− ¿Cuándo volveremos y quienes se quedaran, Teodoro?
−En verano, cuando el tiempo esté de bonanza. Tenemos tres meses por delante para dejar levantado un lugar habitable y fortificado. Ya decidiremos quienes se van y quienes se quedan.
Al día siguiente dimos con un lugar ideal, una península con un pequeño promontorio vigilaba un estrecho paso entre el continente y una pequeña isla, atrás quedaba una gran bahía de blancas arenas y de frente el océano, cercanos del delta del gran río, y selvas y praderas a nuestras espalda; comenzamos a desembarcar equipos y armas. Una de las naves, al mando de Aquiles, salía de vez en cuando para seguir explorando hacia el oeste o regresaba al lago Paraíso. El que más y el que menos ya estaba cavilando para sí dónde se levantaría su propia ciudad y puerto donde traerse a los suyos de España. Hacía ya seis meses que habíamos partido de Asturias pensando en conquistar dos o tres islas y lo que nos habíamos encontrado daba como para tener cada uno su propio califato. En cuanto se diera noticia España entera se quedaría despoblada; una loca carrera entre moros y cristianos por levantar un nuevo imperio en este continente inexplorado.
Teodoro tenía una cabeza privilegiada y era veterano de muchas guerras y batallas, ya intuía las que se darían por estas nuevas tierras en cuanto se conociera su existencia; así que lo más urgente, decidió, sería levantar un puerto bien fortificado que controlara aquella costa y las entradas del río. Mentalmente repasaba los lugares recorridos desde que atisbamos esta tierra incognita y decidía dónde tendría que ir levantando fuertes para defender el territorio. Los doce pescadores que había traído consigo fueron los primeros en mostrar su entusiasmo y alegría; aplaudían hasta con las orejas. Aquel mar cálido era extraordinario no solo en peces sino también en abundante marisco de todo tipo, las costas en crustáceos, al oriente y cercano el río inmenso, inagotable, de caudal prodigioso, y un poco más allá el Lago Paraíso. Parecía que habíamos encontrado el cuerno de la abundancia, y rápidamente nos pusimos a trabajar para construir un puerto seguro. No era un terreno elevado pero un istmo nos separaba del continente, sería fácil de defender; había madera abundante y las rocas las traíamos de la isla de enfrente y de otros lugares. Como la península tenía una forma de horca los pescadores levantaron su barrio en el brazo que daba al mar y también los moros que les iban a la par en su amor al mar, ya solo quedaban quince vivos, por ese lugar se decidieron; no hubo discusiones, enseguida acordaron y colaboraron.
Los seis judíos fueron más aviesos, se fueron al otro brazo, con vistas a la bahía blanca. No eran gente de mar y lo habían pasado mal con tantos meses de navegación pero se mostraron mañosos a la hora de levantar las primeras cabañas. Nosotros, los españoles, no parábamos de discutir constantemente sobre esto, lo otro, y lo de más allá; Teodoro resolvía nuestras disputas embarcando a unos con Aquiles que se iba de descubierta cada vez más al oeste y enviando a otros hacia el norte para que exploraran aquella zona de marismas, grandes lagunas, y arenas movedizas; algún compañero perdimos en aquellas batidas pero a cuenta de eso pronto comprendimos que era prácticamente imposible que por aquellos pantanos nos atacaran los reinos que hubiera en esta tierra. Se los tragarían los pantanos. El jefe prefería quedarse con Orestes y sus romanos; empleaban horas y horas en trazar las calles y las fortificaciones con los cabos de las galeras y altas pértigas. En pocos días ya teníamos marcada la nueva ciudad: Nueva Corinto; así la bautizaron pues era de donde todos ellos procedían en su querida Grecia.
Llegó el verano y sus calores repentinos y nos encontró levantando una ciudad al borde del mar; yo la hubiera llamado Nuevo Gijón pero era poco lo que mandaba en aquella aventura por entonces. Trescientos españoles trabajando del día a la noche dan para mucho avanzar y rápido; apenas una docena eran soldados del rey, muy experimentados en el manejo de las armas y la batalla, seis condes (bueno, hijos de conde, que nos embarcaron por sacar ellos buena tajada) y el resto eran labradores, montañeses, cabreros; eso sí muy fieros y laboriosos. Al tener tal abundancia de madera y paja más la roca que se cargaba en los bajeles en poco tiempo Nueva Corinto estaba medianamente fortificada y llenándose de cabañas.
La noche de San Juan hicimos gran fiesta y hoguera y Teodoro convocó a capítulo a condes y capitanes a la mañana siguiente:
−Hablemos paladinamente; ya va para cerca de un año que salimos de España ¿y qué tenemos? Aquiles habla tú.
−Hemos encontrado un nuevo continente, seguramente tan grande como la propia Europa. Con lo que hemos navegado y aún no le encontramos límite; hemos seguido jornadas y jornadas con mi bajel hacia el oeste y la costa no tiene término. Podríamos pasarnos años navegando y no encontrarle fin; los griegos antiguos como Eratóstenes y Posidonio nos dejaron cálculos sobre el tamaño de la Tierra; no sabemos que sabio estará en lo cierto pero podemos estar ya seguros que es muy grande y aquí estamos en una tierra casi totalmente vacía de hombres.
−Y además tenemos ese río fabuloso, tendrá docenas de afluentes bajando de enormes cordilleras allá en el norte.
−Eso está claro para todos, Basilio, pero el asunto del día es qué hacer de ahora en adelante. Os expondré mi idea y me diréis qué os parece. Un bajel se quedará aquí en Nueva Corinto, el tuyo Aquiles, y su tripulación se quedará al cargo de defender y mejorar la fortificación además de seguir explorando este territorio. ¿De acuerdo? Basilio y yo volveremos por donde vinimos y buscaremos, ahora que es verano, un lugar que fortificar en la costa donde arribamos. Basilio, tú y los tuyos quedaréis al cargo; el mismo plan: fortificar y explorar. Los condes se repartirán entre este lugar y el de la costa este, que decidan ellos mismos donde quedarse. Yo regresaré a España al comenzar el otoño para dar cuenta al rey y volver con más gente y más naves. ¿Algún problema?
−Me parece bien el plan que has concebido, tan solo te hago un pedido y es que tus dos judíos se queden conmigo; otro enfado y los tiras al mar y a mí me vendrán bien; son laboriosos.
−Concedido Aquiles; a ver si encuentran pronto alguna mina.
−Va a ser difícil en esta zona pues todo lo atisbado son o marismas o praderas sin fin al occidente del gran río. Si tuviéramos caballos podríamos hacer expediciones más rápidas y a tierras lejanas; pero yendo a pie esto parece un mundo inagotable; harían falta miles de hombres. Por ello te propongo que me des permiso para subir río arriba hasta donde podamos llegar.
−Es buena idea; selecciona tú mismo los hombres que necesites y partes mañana mismo. Tan solo tendrás diez días para subir río arriba y volver aquí pues quiero embarcar con Basilio, en quince días a lo sumo, de regreso a España. Cuando nos hayamos ido ya decidiréis que acciones tomar para sacar esta empresa adelante.
−Diez días serán suficientes para subir por el río y volver; me llevaré a los mejores remeros de los tres barcos.
−Nosotros seguiremos fortificando la ciudad; parte sin temor pero bien pertrechado.
Éramos gente decidida y habilidosa y los bizantinos sabían detrás de lo que andaban. Cuando Aquiles partió con su nave por el estrecho hacia el mar ya se veían asomar los cinco torreones y la gran puerta de salida al puerto de Nueva Corinto. Los pescadores se afanaban en construir un par de buenas barcas para salir al mar o la bahía y los campos cercanos pronto conocieron las primeras marcas de roturación y nuestros granos hispanos. Veníamos a quedarnos; las tribus del río debieron comprenderlo rápidamente y la noticia también debía volar como las águilas por las lejanas praderas.
Muchos intercambios y provechosos, pieles maravillosas a cambio de cuencos de madera era lo primero que ofrecían y se terminó por cambiar hachas por mujeres. Era una locura continuada, una vida paradisíaca. Los judíos no perdían una hora en contemplaciones y pronto contábamos con dos estupendos hornos y dos forjas inmensas. No parábamos de desembarcar cosas de los bajeles, todo lo que no haría falta para volver a España. Teodoro apuntaba en una lista cada cosa desembarcada y en otra todo lo que debería traer de vuelta. La aventura se había planteado como una expedición de exploración y conquista; explorar algo se había explorado en las costas de esta tierra lejana, pero conquistar nada de nada.



Nadie nos ofrecía resistencia alguna; sencillamente, al vernos se largaban como ciervos asustados y corrían como galgos al más mínimo gesto nuestro. Teníamos que sentarnos en el suelo y esperar largo rato hasta que alguno se atrevía a acercarse y parlamentar. Hasta los moros se partían de risa de vez en cuando; pero cuando vieron a un vasco, el Peio, cambiar un hacha por una mujer (La mujer más guapa y mejor formada que jamás habíamos visto ninguno. En España no podría ser menos que condesa) no paraban de cavilar ideas para conseguir una propia. Esto ya no fue cosa de risa; si a alguno odiaban y despreciaban los morucos era a los vascos. ¡Idólatras! era lo mínimo que les soltaban por cualquier causa a lo que estos respondían con patadas y puñadas y ya habían muerto un vasco y dos moros en las reyertas que montaban. Y porque enseguida aparecía Teodoro y sus romanos, espada en mano para parar la algarada porque si no ya pocos moros nos quedaran; o vascos pues andaban a la par en número y odios mutuos. Más hombres se perdieron en la intención de Aquiles de navegar río arriba por su inmenso cauce. Pero mejor que os cuente Jacobo como les fue en aquellas jornadas.
−Gracias, Pelayo magnífico, pero poco hay que contar. Después de cruzar el gran océano el viejo país se nos quedaba pequeño en el corazón y tal que así los recuerdos de nuestros parientes y las muchas batallas en las que habíamos estado inmersos. Encontrar lo que pensábamos era la isla del obispo Barandán nos llenó de expectativas; aunque hubiera guerra de conquista con algún rey o califa íbamos bien preparados con nuestros tres altos bajeles y más de trescientos hombres de guerra. Hacernos con un buen puerto y levantar un torreón o varios era lo que nos había ordenado el rey y los nobles que la aventura financiaron. Fueron muchas monedas de plata las que posaron. Pero al no encontrar resistencia humana nos enredamos en explorar vastos e inabarcables territorios que, al no haber traído caballos, se nos hacían eternos. El río, el río magno, me alcanzó como una flecha en el corazón; tan solo el Nilo, del que tanto hablaban los romanos, podría igualarle en magnificencia y caudal inmenso.

Y allá vamos, embocando, ¡remar, cabrones! ¡remar! Las velas triangulares desplegadas, viento propicio, nuestra cruz pronto se vería en el interior de este nuevo continente. ¿Qué encontraremos aguas arriba? ¿Pirámides como las de los egipcianos? ¿Imperios como el romano?


San Teodoro es en la tradición de la Iglesia Ortodoxa el equivalente de San Jorge en la Católica, el matador del dragón, y por ello al arribar a Terra Incognita el gran capitán romano quería un dragón grabado en su gran escudo. No lo obtuvo, pero consiguió algo mucho mejor.
Pero para saberlo tendréis que leer la novela entera. No os pesará, el plomo se vuelve oro y la necedad virtud cuando pasas la última página.

Si antes aludo al tema de los dragones antes descubren dragones auténticos en Indonesia; son pequeños pero son auténticos dragones. Sigo con la duda si en los tiempos de la caída del Imperio Romano no habría en Europa dragones pero de un tamaño similar al de los leones.
Mirar esta noticia y asombraros:
dragones descubiertos en Indonesia