jueves, 13 de junio de 2013

Cuidado con el sol, peregrinos.

Como el verano está a la vuelta de la esquina el sol vuelve quemar en los campos de España. Loa niveles de radiación solar son ya elevados. Hablamos de niveles de UV superiores a 9 y que a menudo alcanzan el 11 o el 12.
En este enlace podéis comprobar el nivel diario de radiación ultravioleta:
http://www.aemet.es/es/eltiempo/observacion/radiacion/ultravioleta?datos=mapa
Recomiendo utilizar protectores solares de un nivel 40 como mínimo; mejor aún los de 50+

En este enlace encontraréis algún foto protector que os resulte apropiado. Mirar también en otras marcas.
http://www.isdin.com/productos_marca_submarca/517

Otro tema: ¿por dónde ir y volver de Santiago de Compostela? Yo recomiendo utilizar los caminos marcados con la flecha amarilla; aunque existen otras muchas señalizaciones. Pero reconozco que soy el primero en abandonar los caminos señalados o los que vienen en las guías turísticas si algo me llama la atención o quiero conocer algún sitio en especial.


Os recuerdo que allá por 1114 se celebró Concilio en la Ciudad de León y ante la reina Doña Urraca se dispuso y firmó que los peregrinos de Santiago podían circular libremente por todos los caminos de todos los reinos de España. Curia y nobles juraron ante la reina defender este derecho de peregrinaje a Santiago de Compostela.
Y esto viene a cuento pues en el año 1110 Sancho el Mayor, rey de Navarra, había creado un nuevo Camino de Santiago que pasara por Nájera y Logroño, el llamado con el tiempo el Camino Francés, para impedir que los peregrinos siguieran la ruta del Viejo Camino de Santiago, pasando por Vitoria y siguiendo la ruta de la Cordillera Cantábrica. Y trataba de obligar que los peregrinos fueran por la fuerza por Su Camino. Cierto es que con el paso de los siglos lo consiguió y el Viejo Camino se olvidó.
Si queréis conocer una ruta ir y conocerla; eso es senderismo (algo que a mí me encanta) Si queréis peregrinar ir y volver por donde os pete que siglos os contemplan y solo a Dios se le rinden cuentas y no a rey alguno.