miércoles, 15 de mayo de 2013

Romería al Cristo de Cabanillas 2013

Otro año que he podido acompañar los Amigos del Camino de Santiago de León a la romería del Cristo de Cabanillas.
Os paso unas fotos para os hagáis una idea de lo bonita que es y lo bien que se pasa.

La mañana estaba bastante fresca pero el monte, con las últimas lluvias, estaba precioso.
En un árbol alguien había colocado un par de imágenes y paramos a fotografiarnos bajo sus ramas.

La niebla fue poco a poco levantandose, los campos estaban verdes y húmedos y alguna cuesta la bajamos haciendo culoski.


Seguimos las trazas marcadas del Camino de San Salvador. Hicimos un breve parada en el merendero para comer el bocadillo y reponer fuerzas. El orujo de mostajo hace milagros para reponerse y continuar caminando.

Al llegar a Cabanillas nos dirigimos al albergue para saludar a los amigos de la Cofradía del Cristo. Estaban preparando 1200 raciones de escabeche para convidar a los romeros. ¡Y se quedaron cortos!



Muy bonito este año la subida de los pendones a la iglesia para esperar la procesión de la Vera Cruz.

Aguantamos a pie firme los romeros mientras la Cofradía asistía a la santa misa. Una vieja bota ayuda algo.


Y comenzó la procesión con el desfile de Pendones del Reino de León.





La procesión resultó brillante y magnífica y con los acordes de la banda la Cofradía de Jesús Nazareno llegó por momentos a ser emotiva.

Al terminar la procesión volvimos a la plaza y nos llevamos con nosotros a tres peregrinos que estaban realizando el Camino de San Salvador; una chica navarra y dos chicos de Castellón de la Plana.
Baudilio, siempre atento con los peregrinos les habló de las virtudes extraordinarias del chicharro en escabeche y decidieron dejar las mochilas un rato y quedarse con nosotros.


Y tras el chicharro comenzamos con los bailes, que ya decía mi abuelo que de la panza nace la danza. Primero a los sones de la dulzaina.


Y después al son de la gaita leonesa seguimos danzando y danzando hasta que el cuerpo aguantó.

El año próximo, si Dios quiere, volveremos de romería al Santísimo Cristo de Cabanillas. Ya están apercibidos los cofrades para que no se agote el vino.