lunes, 18 de febrero de 2013

Antiguo Camino de Santiago: de La Virgen de La Velilla a Cistierna.


Una broma que en ocasiones he gastado cuando he estado en Canarias y me decían: ¡godo!
Yo les respondía diciendo: "Usted disculpe, pero godo no puedo ser; en todo caso Suevo"
Estas tierras que estamos recorriendo, siguiendo el Camino de Santiago por la montaña, fueron frontera entre Suevos y Visigodos durante 50 años o más.
Para defenderse de los ataques visigodos, los Suevos (el león y el dragón era su bandera) llenaron esta zona de la montaña leonesa de castillos; pero finalmente cayeron en manos visigodas.
Unos siglos mas tarde, al caer los visigodos ante el empuje de los mahometanos fueron los asturianos los que tras echar a los moros de estas montañas se adueñaron de los castillos y les sirvió de frontera durante siglos.
Es por ello que el primer Camino de Santiago por la meseta iba siguiendo esta línea de frontera, justo por debajo de la Cordillera Cantábrica, hasta llegar al Bierzo y Galicia.
Es historia de España, de la que no se enseña en los libros de BUP o como lo llamen ahora.
Ahora veréis el porqué.

El domingo pasado otros 80 avezados expedicionarios de la Asociación Leonesa de Amigos del Camino de Santiago nos acercamos en autocar hasta el Santuario de la Virgen de la Velilla.
Primeramente paramos a desayunar en la casa rural y una vez el hambre saciada nos pusimos a caminar.

Como contábamos con un guía de excepción, el mocín de Taranilla (con bigote), subimos al Santuario teniendo bastante cuidado con los resbalones en el hielo que había bajo la nieve pisada.

La ruta que seguiremos sale justo enfrente del Santuario, por entre esos altos robles.

Vamos poco a poco ganando altura y dejando el Santuario a nuestros pies.

Subimos entre robles centenarios y pronto tenemos a la vista La Mata de Monteagudo. Hay que seguir subiendo.

Son menos de 3 kilómetros los que nos separan del Collado El Campurrial.




El Campurrial es un collado a 1.250 metros de altitud, en la cara norte de Peña Corada. Al otro nos espera Cistierna.
Seguimos por el Viejo Camino de Santiago.
En esta zona se conservan trazas de las calzadas que los romanos construyeron en su guerra de conquista y exterminio contra los Cántabros. Los Vadinienses.
Siglos después los bárbaros conquistarían y exterminarían a los romanos.
En esta zona del noroeste español se instalaron los Suevos, y pronto volvió a ser tierra de frontera.
Construyeron atalayas y castillos para contener el avance de los Visigodos, pero todo fue en vano. También fueron conquistados y exterminados.
Después vendrían los mahometanos, tras conquistar y exterminar a los visigodos.
Y nuevamente, los asturianos cruzarían la Cordillera Cantábrica para conquistar y exterminar a los moros.
Se hace cansino recordar la Historia de España.
Prosigamos por el Camino.


Continuamos caminando, ahora en descenso. Primero tendremos que bajar por un precioso hayedo hasta una nave ganadera con una buena fuente a la vista.
Aquí se debe tomar una decisión: Continuar Camino hacia Fuentes de Peñacorada y después bajar hacia Sabero. (Albergue de Sabero, teléfono 686207899) O incluso La Ercina; donde también hay albergue.
O hacia Cistierna por el Mirador de los Rejos. Que fue la opción que nosotros seguimos.

Siguiendo un senderín, que no tiene pérdida, subimos hacia los pinos que se ven al fondo. No son mas que unas cuantas rampas.


Apenas se sube a 1.260 metros de altitud. Cuando llegas al alto, si giras a la derecha se puede continuar, durante unos 200 metros, hasta asomar al Mirador de los Rejos; de estupendas vistas a toda la zona de montaña del río Esla.


Y hacia la izquierda, siguiendo las flechas amarillas, sigues por el Camino de Santiago.
Queda por delante una zona de pinares con algunas sorpresas antes de bajar a Cistierna.
Nos acompañaron en la bajada un grupo de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago "Ruta Vadiniense", comentando con nosotros cosas de estos caminos tan antíguos y casi completamente olvidados, pero que poco a poco se vuelven a recorrer.
La gente se asombra al descubrir tanta y tanta historia en estas montañas.

Una de las sorpresas es la preciosa cascada que forma el arroyo de Redimora. En verano sienta estupendamente parar un rato a mojarse los pies; pero en esta ocasión ya habíamos pisado bastante nieve y aún queda un trecho para llegar a Cistierna.
La pista forestal baja hacia el Murrial, un montecillo con antenas de radio y televisión; y después seguimos las flechas para entrar en Cistierna.

En Cistierna disponéis para pernoctar del estupendo Albergue San Guillermo, de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago "Ruta Vadiniense"
En Cistierna se cruzan el Viejo Camino con la Ruta Vadiniense, que comunica el Santuario de Santo Toríbio de Liébana con Mansilla de las Mulas atravesando Los Picos de Europa y las Montañas del Esla.


El albergue es grande y amplio y dispone de todas las modernas comodidades. En la foto la cocina; para que os hagáis una idea del tamaño que tiene el albergue.


El plano de la ruta La Virgen de la Velilla a Cistierna por el Mirador de los Rejos. El Santuario queda fuera de plano pero está cercano.
Una etapa ideal sería hacer de Puente Almuhey a Cistierna parando a comer en el Santuario de la Velilla; para los que vengáis haciendo el Camino de un tirón.
La etapa en el blog del Camino Olvidado: http://elcaminoolvidado.blogspot.com.es/2011/10/11-etapa-puente-almuhey-cistierna-185km.html