martes, 29 de enero de 2013

El Viejo Camino de Santiago. De La Espina a Puente Almuhey.

   El domingo pasado dos autocares llenos de miembros de la Asociación Leonesa de Amigos del Camino de Santiago nos acercamos hasta La Espina, muy cerca de Guardo, en el límite con la provincia de Palencia.
Aparcaron un poco mas allá de la estación de FEVE, la más alta de la línea ferroviaria que une León y Bilbao.
Había un poco de nieve, entre 15 y 20 centímetros y la mañana fresca y nublada prometía ser entretenida. No defraudó la etapa que andaríamos ese día. Desde La Espina hasta el Santuario de La Virgen de La Velilla.

Tras atravesar La Espina caminamos por la carretera durante unas decenas de metros, y justo tras los indicadores de Obras Públicas de la carretera hacia León o Guardo, sale una pista forestal que nos saca de la carretera  CL-626 y nos lleva a caminar por un precioso robledal.



Caminamos entre rebollos y cruzamos arroyos y praderas nevadas; siempre cuesta abajo.

Seguimos descendiendo y pasamos cercanos a un cerro donde, hace siglos, estaba la Ermita de Santa Cristina. Ahora es el desmonte de una antigua mina de carbón.

   Después de 3.5 km. llegamos a Cegoñal y entramos a visitar su interesante iglesia de San Julián que habían abierto para que los peregrinos leoneses pudiéramos admirarla.

Atravesamos Cegoñal y subimos al monte por una larga cuesta, para alejarnos de la carretera. Nos quedan por delante otros 3 km. para disfrutar del monte hermoso y nevado. Íbamos demasiado abrigados para la mañana que hacía y quien más quien menos le sobraba la mitad de la ropa que llevaba puesta.

Sobre las 11.00 llegamos a Puente Almuhey, y tras una breve parada para tomar café o refrescarnos por los bares de la villa, nos dirigimos a visitar la Ermita de la Virgen de Las Angustias.
Aquí estuvo un antiguo Hospital de Peregrinos, de los Caballeros del Hospital o Malteses, que dio lugar al nacimiento de la villa y su curioso nombre: Almuhey.
Del Hospital no queda nada en pie pero la Ermita conserva cosas muy interesantes aparte del retablo barroco con la talla de La Angustia.
En la bóveda de cañón, recientemente restaurada, se encontró una antiquísima pintura que unos dicen que es un dragón coronado. A mí me parece un león, símbolo real de los reyes leoneses.
En el ventanuco orientado al solsticio de invierno aún se conservan las cruces de los Caballeros del Hospital.
Después de parar un buen rato continuamos ruta hacia La Mata de Monteagudo.
Subiré las fotos mañana.

En esta foto mapa de la zona de Puente Almuhey podéis ver de manera bastante aprosimada el recorrido que hicimos. Desde las afueras de La Espina hasta el Santuario de Las Angustias no llega a 8 Kilómetros de recorrido. Si váis a hacerla ir por el monte; es mucho más bonito y agradecido que bajar por la carretera y la diferencia, caminando puede ser media hora más.
La etapa en el blog del Camino Olvidado, pues fueron los primeros en recorrer este Antiguo Camino de Santiago, varios siglos anterior al tan conocido Camino Francés: http://elcaminoolvidado.blogspot.com.es/2011/10/10-etapa-guardo-puente-almuey-153-km.html

Bolentín de enero de 2013, Hospitaleros Voluntarios.


BOLETÍN INFORMATIVO. Nº 60


Enero de 2013


IN MEMORIAM
+ Don Jenaro Cebrián Franco

En la tarde noche del 1 de enero 2013, falleció súbitamente a la edad de 77 años Don Jenaro Cebrián Franco, canónigo de Peregrinaciones de la Catedral de Santiago y director de la Oficina del Peregrino.
Don Jenaro había nacido en Santiago Compostela. Fue ordenado sacerdote en 1957 y toda su labor pastoral se desarrolló en Santiago. Era canónigo de la SAMI Catedral de Santiago desde 1988 y desde 2006 fue Delegado diocesano de Peregrinaciones.
Muchos de nosotros recordamos a Don Jenaro, cuando, recién llegados a Compostela, aún sudados y con la emoción de la llegada se dirigía a nosotros, nos recibía en la Sacristía o en la Oficina del Peregrino. Muchos  tenemos su firma en la Compostela.
A don Jenaro le debemos Hospitaleros la posibilidad de haber compartido algunas horas nocturnas en las  vigilias que mantuvimos en la Catedral de Santiago con motivo de nuestros Encuentros anuales de Hospitaleros.
Los hospitaleros sabíamos de la excepción de lo que hacíamos y así se lo agradecíamos cada vez que tuvimos oportunidad de charlar un rato con él.
Otro amigo más que está junto a Dios y a “nuestro” Santiago, al que pedimos por él.
Descanse en paz.

Hace justo un año, por su claridad expositiva y la elegancia del relato, incluimos el “resumen” del trabajo de uno de los grupos asistentes al encuentro de diciembre en el boletín. Este año, y va pareciendo un clásico, volvimos a pedir a Marinella Locatelli su redacción de las conclusiones del grupo al que ella pertenecía en la reunión de Castellnou; son las conclusiones de un grupo pero fueron hechas propias por todos los participantes con el sonoro y largo aplauso que cosecharon.
Propongo a los hospitaleros que lean estas líneas que las tengamos presentes cuando estemos  acogiendo peregrinos en cualquier albergue, son un tesoro.

Muchos son los incentivos que nos animan a la  reflexión sobre el tema de este Encuentro. A pesar de la alegría en vernos, de reír, cantar y bailar, no hemos de olvidarnos  que el tema es:
“La originalidad consiste en regresar al origen”
Si, lo repito, “originalidad, origen” son palabras que me traen a la memoria las circunvoluciones de mi perro cuando se muerde el rabo, girando sobre si mismo; su fin es también su inicio.
Pensé: ¿cuándo utilicé la palabra “origen” por última vez? Recordé haberla dicho a una colega angustiada por una amiga con problemas relacionales: búscala en la casa paterna; las personas en los momentos de dificultad buscan sus orígenes. Y  allá  la encontró, en su casa natal.
Los momentos de inseguridad nos llevan a buscar cobijo, amparo, en los lugares donde están nuestros orígenes, nuestras raíces; recordando los sabores, los olores y sonidos de donde hemos nacido.
Si fuera una científica diría: “¡¡esto es natural!! y depende de los neurotransmisores que están relacionados con los mecanismos de recompensa y gratificación. La Dopamina determina que los seres humanos busquen  repetir lo que les gratifica y satisface; evitando, a su vez,  repetir lo que les provoca dolor”.
En este mediador químico está todo el motor del ser humano.  Es gracias a esta naturalidad que el peregrino satisfecho evolucione a hospitalero y el hospitalero gratificado, mejore su entorno de vida cotidiana.
Pero cuando las cosas se ponen difíciles, el hospitalero no reconoce a lo que se enfrenta; el contexto le obliga a cambios de posición. Regresa a sus orígenes y con mucha naturalidad se pregunta: ¿por qué estoy aquí?
Esto mismo se han preguntado también los verdes. Les ha tocado profundizar en un tema muy relacionado con su color: la naturalidad
Como es lógico, en los veintitantos verdes cada uno tenía su idea de la naturalidad y también su idea en relación a los orígenes. Mi deseo y mi propósito es lograr resumir la contribución de todos y cada uno de los integrantes del grupo, con el significado que nos ofrece la palabra NATURALIDAD.
N de naturaleza: esencia y característica de cada ser. Conseguir, ni más ni menos, ser uno mismo. Regresar a la sencillez espontánea del niño que ve las cosas con ojos nuevos y limpios. Naturaleza es también lo que el peregrino descubre de nuevo en su camino. La naturaleza de los encuentros, de los colores, del ciclo de la noche y el día, sol y luna; de su cuerpo; del verde que lo rodea.
A de amistad: es la naturalidad con que queremos devolver lo recibido y demostrar lo que somos. Un  encuentro de un día que deja sabor a vieja amistad.
T de testimonio: si es natural que el niño aprenda por imitación, el peregrino aprende por cómo el hospitalero sabe testimoniar su forma de vivir el Camino. Más que las palabras, son nuestras acciones las que expresan nuestro mensaje. Nuestro trato dice más que muchos principios declarados.
U de unidad: la unidad entre los hospitaleros sigue siendo un valor importante a testimoniar. Las decisiones difíciles hay que compartirlas, cada uno puede ver la realidad desde su punto de vista y esto es una riqueza, no un límite. En la aceptación recíproca se establecen las normas de un buen equilibrio, de una convivencia enriquecedora.
R de raíces: las raíces permiten la absorción de agua y sales minerales de la tierra para toda la planta. Nos permiten estar bien sujetos y mirar hacia lo alto. Esto me lleva a nombrar otra R; la
de la religión: religar, unir el Yo con el Superior; los hombres con lo divino. Si miramos a los orígenes no podemos negar que el nuestro es de origen religioso. De allí sacamos la savia que nos alimenta.
A de albergue: alimentos, acogida… de peregrinos; no de mochilas. El peregrino llega con necesidades básicas, esenciales: comer, beber, descansar, sentirse acogido y un tanto valorado. La naturalidad es como invitar a un amigo a tu casa y ser tu mismo.
L de límites: la naturaleza no la escogemos. No se escoge el día de lluvia y el día de sol. Así también, el hospitalero no puede escoger los peregrinos que más le agraden.
La hospitalidad, como la peregrinación, es un encuentro con los límites del ser humano. Si tenemos despierta la vigilancia hacia nuestra forma de actuar, cada experiencia nos traerá grandes enseñanzas para tener controlado al hospitalero vengativo que, a veces, aparece. El error es posible, hay que decírselo a los nuevos hospitaleros. Aprendemos en los cursillos, en nuestra experiencia hospitalera y,  también, de nuestros errores.
I de indicaciones: como decíamos antes, el peregrino se amolda al hospitalero. El peregrino puede no tener idea de lo que el albergue ofrece y sus normas. La buena explicación de las mismas expresada en: “… qué es lo que se puede y debe hacer y no hacer, respetando y no molestando al otro…”
Un buen pacto de alianza al recibir al peregrino, es garantía de una  buena convivencia y no tendremos, entonces, muchas oportunidades de decir: “¡No! .Esto no se puede ni se debe hacer”.
Y  desde aquí desciendo a la palabra siguiente.
D de desafío: el verdadero desafío es tener bajo control el pecado de orgullo del hospitalero; esa  tentación de medir la calidad de nuestra hospitalidad por la cuantía del importe recaudado. La cantidad de notas y comentarios en el libro favorables al hospitalero. El número de abrazos dados y recibidos.
Si hemos sido buenos hospitaleros o no, tal vez no lo sabremos nunca. Lo bueno y malo que hayamos hecho trabaja a distancia y el peregrino tal vez lo descubra cuando esté lejos y sin posibilidad de darnos las gracias o amonestarnos personalmente.
Y por último,
 A de acojonante: es la palabra que cerró nuestro encuentro. No todos la discutieron; ha sido una invitación directa a la “secretaria”, casi dicha al oído y que más que otras palabras, reflejaba el sentimiento que yo sentía.
Acojonante es el tema del encuentro que nos habéis propuesto. Se necesita coraje para regresar a lo que hemos sido; ver dónde “hemos nacido”. Verlo con los ojos de las circunstancias y condicionantes actuales.
Ver y saber lo que hemos sido nos da la percepción de cuánto hemos cambiado y también, la dimensión de lo que significa la última palabra.
D de distancia: regresar a los orígenes nos dará la medida del camino recorrido: ¿Yo he andado todo este tramo? Nosotros, como organización, ¿hemos caminado todo esto?
Y mirando hacia atrás nos maravillaremos de lo mucho, bueno, grande y verde que ha sido, está siendo, este Camino.
Gracias.
Un albergue nuevo: Castilblanco de los Arroyos.
Ya os habíamos comentado que Hospitaleros comenzará a atender en este albergue
de la provincia de Sevilla a partir del día 1 de marzo. Queremos que el día 28 de febrero –coincidiendo con el día de Andalucía- se haga una “inauguración” con las autoridades locales, los peregrinos que hayan llegado ese día al albergue y cuantos amigos hospitaleros quieran acercarse. En la organización de este acto, contamos con los Amigos del Camino de Santiago de Sevilla. 






  • Cursillos de nuevos hospitaleros
  •  
    • Grañón 8, 9 y 10 de febrero.
    • Lorca 22, 23 y 24 de febrero.
    • Logroño 8, 9 y 10 de marzo.
    • Grañón 12, 13 y 14  de abril.
    • Bilbao 10, 12 y 13 de mayo.
    • Cercedilla 24, 25 y 26 de mayo.
    • Limburg (Alemania) 15, 16 y 17 de marzo.
    • Altopascio (Italia) 26, 27 y 28 de abril.
    • Troia (Italia) 17, 18 y 19 de mayo.
    • Montréal du Gers (Francia) 22, 23 y 24 de marzo.
    • Santa Bárbara (California, EEUU) 12, 13 y 14 de marzo.
    • Victoria C.B. (Canadá) 8, 9 y 10 de marzo.


Los interesados en los cursos en España, pueden dirigirse a hosvol@caminosantiago.org o anahosvol@caminosantiago.org
Para el curso de Alemania contacten con kuni.bahnen@gmx.de
Para los cursos en Italia contacten con anahosvol@caminosantiago.org o hosvolitalia@caminosantiago.org
Para el curso en Francia contacten con herve.haller@gmail.com
Para el curso en Estados Unidos contacten con hospitalerotraining@americanpilgrims.com
Para el curso en Canadá contacten con tomfriesen@hotmail.com

Todos los cursillos para nuevos hospitaleros están publicados en la página web de la Federación Española de AA de AA del Camino de Santiago

  • Cursillos para veteranos
HABILIDADES SOCIALES. León, 15, 16 y 17 de marzo. Plazo de inscripción 1 de marzo.
INGLÉS PARA HOSPITALEROS TORPES. Carrasquedo, Grañón (La Rioja), 3, 4 y 5 de mayo. Plazo de inscripción 1 de abril.
INTRODUCCIÓN AL ARTE EN EL CAMINO. Monasterio de La Estrella. San Asensio (La Rioja), 17, 18 y 19 de mayo. Plazo de inscripción 6 de mayo.

Los veteranos interesados, pueden dirigirse a hosvol@caminosantiago.org o anahosvol@caminosantiago.org
Se informará de la confirmación de plaza en el curso de veteranos con el envío de la información sobre el cursillo.