sábado, 1 de diciembre de 2012

Boletin de noviembre de 2012, Hospitaleros Voluntarios.



BOLETÍN INFORMATIVO. Nº 59


Noviembre de 2012





Castilblanco de los Arroyos

Los hospitaleros que hayan hecho el Camino por la Vía de la Plata, reconocerán y recordarán este nombre, y los demás, tenemos un lugar más donde acoger a los peregrinos: en Castilblanco.

El 1 de marzo de 2013, Hospitaleros voluntarios del Camino de Santiago, inicia una nueva andadura en esto de la hospitalidad.
Va a ser en Castilblanco de los Arroyos ¡anda que no es bonito el nombre!, en la provincia de Sevilla.
Desde hace algún tiempo, la asociación de Amigos del Camino de Santiago de Sevilla venía manteniendo conversaciones con el Ayuntamiento de Castilblanco para que Hospitaleros de la Federación se hiciera cargo del albergue municipal –que ya estaba en funcionamiento, siendo el primero construido en la provincia de Sevilla- y, finalmente, se llegó a un acuerdo para que nos hiciéramos cargo de la acogida a los peregrinos al modo tradicional que este grupo lleva manteniendo desde hace más de 22 años.
En estos momentos se están llevando a cabo labores de remozado del edificio y otras obras con el fin de adecuarlo a las nuevas necesidades (la habitación de los hospitaleros, entre otras)
Va a contar con 30 plazas y cuenta con la infraestructura pertinente para que los peregrinos estén cómodos y los hospitaleros puedan hacer su trabajo.
El 28 de febrero, día de Andalucía, tendrá lugar la re-inauguración.
Así que un nuevo lugar donde atender, donde poder poner en práctica este modo de acogida tan celebrado por tantos peregrinos.

Finalmente resta agradecer, y mucho, los desvelos y esfuerzos de Juan Ramos, presidente de la Asociación de Sevilla y de Manuel Oliva, su vicepresidente y hospitalero, por haberse empeñado y por haber logrado que a la extensa lista de albergues atendidos por Hospitaleros voluntaros se sume ahora este de Castilblanco de los Arroyos. Estoy segura de que no os vamos a defraudar.


Días y afanes

Hace poco recordábamos algunos hospitaleros que antes acudíamos a los albergues en verano; solo en verano. Desde hace ya mucho tiempo –ya no es noticia- Hospitaleros está en el Camino todo el año.
Lo que resulta más nuevo es notar cómo “empujan” los futuros hospitaleros –esos peregrinos que tras su primer Camino o después de muchos, deciden ser hospitaleros-.
Hasta no hace mucho, los ofrecimientos o la petición de información sobre el funcionamiento de Hospitaleros voluntarios se iban desgranando poco a poco y casi siempre metidos ya en el año en cuestión.


Ahora no; ahora, quizá facilitado por las nuevas maneras de comunicación, los futuros hospitaleros o los que, simplemente, piden información están llamando a nuestra puerta muchos meses antes. Y es tal el número de gente que pregunta y solicita, que se dobla el trabajo pues hay que contestar a todos ellos para decirles que a partir de mediados de enero les contestaremos “de verdad”, es decir: con el calendario de cursillos para nuevos hospitaleros y la información a cerca de Hospitaleros y su funcionamiento.

Si nos asomamos a los documentos que se generan, que se construyen, con las peticiones de estos nuevos hospitaleros vemos que esa cadencia va en auge: de empezar en el año en curso a iniciarse hacia el mes de mayo anterior y, desde hace tres años, en enero ya hay peticiones para ser hospitaleros ¡¡al año siguiente!!. En cuanto al número de peticiones: si en 2009 para el 2010 –a 30 de noviembre- había 70, en 2011 hubo para 2012, 123 y este año para 2013 ya hay (el día 24 de noviembre), 164 peticiones.
Que vamos a más; no hay duda.

A todas estas personas se les responderá de nuevo en enero, después de Reyes y cuando ya tengamos dicho calendario de cursillos. Entonces comenzará un trabajo grande de ir contestando personalmente a cada uno de ellos más a los que irán uniéndose a lo largo del año, recibiendo sus cuestionarios, incluyéndolos en la base de Hospitaleros, ubicándolos en el cursillo al que quieren asistir, enviando esa información, destinándolos a los albergues en función de las fechas en las que disponen y de sus capacidades… y así hasta que llegan las “fechas calmas” de octubre y noviembre cuando, además de estar elaborando la lista de los futuros hospitaleros para el año siguiente, estamos en plena faena con la organización del Encuentro anual de Hospitaleros.
Como veis, un no parar.

No quiero imaginar la intensidad del rojo (vivo) de los teléfonos y ordenadores de Mayte y Marta en la oficina de Logroño en esos primeros meses del año, pero parece que salimos siempre con vida; que ellas salen con vida y, siempre, sin perder el buen humor y cariño hacia nosotros.







El 2013 a la vuelta de la esquina

En nada, 2013. Es que pasa el tiempo que es de no creer.
¿Qué nos va a traer ese año? Seguro que chinches.
Los esfuerzos que hacen los hospitaleros en primera línea de fuego o los dueños de los albergues con costosas inversiones en tratamientos; las llamadas que, desde la Federación, hace nuestra presidente y su Junta Directiva a las autoridades sanitarias de las Comunidades autónomas por las que pasan los Caminos para que tomen cartas, seriamente, en el asunto parece que no son suficientes por no ser escuchadas.
Con los lógicos problemas que se puedan presentar en un colectivo tan grande como el nuestro, las chinches, volverán a ser el problema principal en 2013.
Espero equivocarme de medio a medio.



Feliz Navidad y todas las fiestas que le siguen.
Perdonad este escueto boletín pero estamos tan de lleno en la organización del Encuentro anual que no tenemos tiempo para mucho más. Nos reuniremos, si Dios quiere, 150 personas: lleno total. Y hemos preparado un programa extenso donde tendrá cabida lo necesario para que nos enriquezcan a todos estas jornadas de convivencia.

Feliz Navidad.


 Seguro que 2003 seguirá en la misma senda de años anteriores y aumentará el número de peregrinos que hay que atender.