sábado, 4 de agosto de 2012

Mundo Terminal. Cuento perverso y fantástico.


Un pequeño cuento dedicado a mis amigos internautas y fractales que tanto pululan por las redes sociales.
Que nadie se de por aludido pues la historia se desarrolla en un planeta fantasmal.
Y ya sabéis: pulsal el "me gusta".
Tú pulsa, ¡pulsa!, anda sigue pulsando; ya verás cómo vamos a acabal. Bueno, como que me apellido Pan.
Disflutal.


      Mundo Terminal
     Estamos en red


Bienvenidos al mundo muradal; el planeta termitero. Aquí todos estamos en red (Lo pasamos fenomenal)

¡Atención! ¡Atención! Nuestras sondas espaciales están recibiendo señales de un mundo desconocido y prodigioso. Permanezcan atentos a este gran descubrimiento galáctico. Es, al parecer, un lugar superpoblado y sorprendente donde hay cabida para todo tipo de seres y culturas diferentes ¡Un hallazgo sin igual en la historia universal! Tendremos todas nuestras antenas enfocadas a su albedo. ¡Ya comenzamos a recibir sus emisiones!

− ¿Puedes callarte un minuto, animal? Que estoy conectada con mi grupo-reiki transponiendo energías residuales hacia una amiga del grupo intelectual “amigos de los cefalópodos” que se encuentra fatal.
− ¿Una infección gástrica de tanto comer pulpol?
− ¿A saber qué te entrará a ti de tanto ver el futbol?
− ¿Pero tú has visto por dónde se le han metido al portero?
−Por entre las piernas; como te las meten a ti todas.
−Haber empezado por ahí; el mejor lugar para los besos bonitos y el cariño verdadero.
−Voy a cambiar al grupo de Villa Misteriosa para jugar con mi mascota virtual; me he quedado agotada con el esfuerzo. Esta wifi va fatal.
−Eso; y de paso me vas haciendo la cena. Algo venial, que vamos perdiendo.
− ¡Porfa!, búscame en la otra pantalla una receta vegetal. Estoy que ya no puedo hablal.
− ¡Ya! Lo tuyo va a ser algo gutural. ¡Si no discutieras tanto con tus hermanas!
−Y lo tuyo anal. Que no mueves el culo ni para cenal.
− ¡Otro penal que no pita el árbitro! Ese está comprado; ¡es la final del campeonato mundial!.
− ¿Compraste pan? No padre. ¡Nunca haces nada en casa! Solo miral las pantallas; ni pasas la gamuza ni planchas la ropa…
− ¿Y tú? Siempre atenta al meme viral que algún pirado haya soltado en el último minuto a la red.
− ¡Normal! Ya no me dejas tocal el mando de la gran pantalla. Antes me querías, me sacabas de paseo; eras más romántico.
− ¡Ya! Y tú solo te descargabas revistas de moda y consultabas el tiempo cenital en tu pantalla. ¿Por qué no te pasas al canal cocina a ver si aprendes a cocinal?
−Te voy a abandonal; estás brutal. ¡Calla! Ya ha salido el último vídeo de las perversiones íntimas de la Duquesa del Arenal ¡filmadas por ella misma con su propio celulal!
− ¡Ay, señor, señor! ¿Por dónde se lo metería? ¡Qué peligro tienen estos aparatos!. Siempre te digo que no se debe jugal con los celulares; en cualquier momento saltan al modo vibratorio y ¡huyyyyy…!
−Pues mira bien dónde tienes guardado el tuyo; que no para de tuiteal y vibral.
−Son los de la peña gastrointestinal; que haber cuando salimos con ellos a cenal.
−Con esos guarros yo no vuelvo a salir jamás. ¡Y tu amigo el finolis! Para la próxima vez que venga por casa tengo que comprarle un orinal. ¡Como me puso la taza! ¡Cómo me puso la taza! La noche pasada, ¡sí, tu amigo! ¿Por qué no orinan y vomitan en el portal? como hacen todos los vecinos. No, tienen que hacerlo en nuestra casa.
− ¡No!, ¡será mejor que vengan tus hermanas! Llenarían de orujo tu precioso orinal (cómpralo de porcelana) y se lo beberían a horcajadas.
−Mira, ya me has hartado. Ahora mismo te pongo la maleta en la puerta.
−No la prepares, no hace falta; que salto por la ventana.
−¡¡Que es un quinto piso!! Quieto ahí. ¿Es que nunca hemos tenido una pelea conyugal?
−Recuerdo la primera; a los cuatro días de casados pero ya he perdido la cuenta y el numeral…
−Tontón; te quiero macizo y gruñón no espectral y silencioso (Ahora comienza a escucharse un rumor de arrumacos y otros ruidos extraños subidos de tono. ¡Ummm!)

   Vaya, vaya, parece que perdemos la señal, ¿sí, la perdemos? Ah, ya; es por el giro entrópico del planeta combinado con las fuerzas magneto térmicas de su estrella enana. (Esto se estaba poniendo caliente; cosas de la entropía universal) En instantes volveremos de nuevo a tener ese mundo extraño y excitante en nuestras antenas. Permanezcan atentos.
Ya mismo, ya mismo; comenzamos a recibir señal directa de ese mundo termitero. Una nueva señal.

−Atenta toda la comunidad, atenta. Orden expresa y fáctica del órgano capital: ¡No se puede bebel cuando se está de vigilia! Se hace efectiva desde ya mismo a toda la comunidad. Firmado: el mandamás principal.
− ¿Que no se puede bebel? ¡Pero si no nos vamos a ahogal! (Irlanda feliz)
−Hay que imponer el orden supremo en esta comunidad. Somos guerreros luminosos y desgarbados. (El Uruguay azulado)
−Los guerreros de la luz suprema. (Brasil soleado)
−Ya tenemos alcance internacional (los de la aldea de al lado)
−Y un tamaño descomunal (Azerbaiyán congelado)
−Yo me siento paranormal (Jamaica provechosa)
−Si, si, bueno, bueno (¿qué se estará fumando?) hemos superado hace semanas el ámbito estatal y nos desparramos a los cuatro puntos cardinales. Pero hay que meteros en cintura. Desde nuestro elevado punto de vista espiritual observamos que os estáis relajando en la disciplina trascendental.
−Pero eso no es algo real (Alemania racional)
−Ya, pero resulta genial (Rumanía jocosa)
−Tenemos que volver a la senda provechosa y los auténticos mandamientos. ¡Y no solo de manera nominal! (El mandamás supremo)
− ¿Pasamos a la acción directa? (El nicaragüense impaciente)
−Vale, ya mismo; pero que no sea criminal. Lo prohíbe el artículo 587 de las sagas capitulares que tuvisteis que aceptal para entral en la orden de los majestuosos caballeros de la sangre inmortal.
−Comienza el ataque a los nodos mas importantes de la red transtemporal de silos de información vital (Un ruso que se hizo hace poco de la hermandad luminosa y se lo toma todo en serio)
−Desde Australia con amol y fulgol eterno: ¡ataque a la red de satélites meteorológicos! Lloverá en Marviella. (Es un punto total)
−Vuelve con los delfines, vuelve con los delfines, hijo; y que la Madre Luminosa ilumine tus caminos misteriosos.
−Nippon siempre en red. Nuestros ninjas luminosos procederán, de modo silencioso, a destruir la red de contrabando de la píldora postcoital. (¡Gozilla vive! ¡El desastre total!)
−Bien, bien; todo marcha según nuestro plan maestro y seminal. El desconcierto sembrado en las redes comunales comenzará a dar sus frutos luminosos en cuestión de horas.
− ¡Seguiremos combatiendo por la paz mundial! ¡Hacia la victoria y mas allá! (Desde el intrépido Canadá)
− ¿No sería mejor iniciar una acción sindical? (Un islandés desnortado)
−Eso, eso, y de paso una actuación fantasmal: boicot completo a toda emisión televisual (Sudáfrica incompleta)
−Bien pensado y mejor ejecutado; ya comienzo a percibir sus consecuencias. Y ahora escuchar todos a vuestro gerifalte: ¡el golpe maestro! Nos pondremos a rezar.

   La temperatura de este planeta muestra signos inequívocos de que esto se va a calentar. El albedo del planeta ha bajado un apreciable grado porcentual. Otros signos oscuros indican que este mundo está entrando en una fase sin vuelta atrás. Disculpen las interrupciones debido al polvo galáctico y una nova cercana que explotó sin avisar. Todas nuestras naves están en situación de alarma general. ¿Regresa la señal? ¿Si? De nuevo en conexión con el planeta geminal.

−Indetectables-guais.com para anomimusalcoholicusdetantocurrardándolealatecla.com: ¿Me copias?
−Copiando y pegando todo lo que me das. ¿Cómo va la revolución? Te mando el último wikiliis encriptado; no la líes, no se vaya a enterar la SIA.
− ¿Usas el Pulfish© de 448 bits o uno mas flojete?
− ¡No! Uso el Falsfish de 896 bits recientemente descargado.
−Entonces bienvenido a los anonimus revoluciarius. Tómate algo. Esta es la gran noche. Somos millones. Esto va a explotal. Acabaremos con el gobierno del capital sobre la gente en general. De un solo golpe ¡Zas! bestial. Atento a la red y cambia a modo manual. (Zombi de los cojones. ¡Otro más!)
−Atención, atención, orden criptografiada a toda la comunidad revolusionaria: ¿Estáis todos con las mascaras simpáticas bien puestas? Entraremos todos ahora mismo en videoconferencia pero no al modo habitual, pirateando la señal, si no: ¡pagando a toca teja! (Esto va parecer un auto sacramental)
   Millones de bits transmutan su posición original para ponerse enfilados a las órdenes de los genios de esta generación especial. El que primero entra primero sale ¡Y no vale enchufes ni conexión de altísima velocidad! Ya se sabe: push pull, y a ver quien puede más. Millardos de datos falsarios e inconexos repueblan en instantes las redes telemáticas del mundo terminal y las empiezan a empapar. Todos con las máscaras de carnaval.

−Aquí el otroladodelaredoriginal.quesehapasadoalladooscuro.web, para anonimados silenciosos. He inundado la red de fotos de pececitos de colores; las fuerzas de seguridad reaccionarias deben estar ya boqueando. Pero mi disco duro ha sido bloqueado por algún hacktivista extremista y patético.
−Undergroundenlasalcantarillasdelaciudadmisteriosa (y miserable).consupropiodominiopagadoconunavisafalsa.org para los mas originales. Estoy vomitando a la red toda mi colección de películas de Louis de Funes. Algo espantoso. Esto reventará en instantes. (¡Ya se las están empezando a bajar! El efecto será inmediato) A las órdenes de mis anonimados encriptados. Seguiremos bajo tierra.
−Hay voy, hay va, hay voy, silbando a trabajal… aquí copiando y transponiendo información vital el incombustible thejakerwayforereryanever.es. Yo estoy soltando al feisbuk un viral sobre el maltrato animal. ¡Quieren acabar con las moscas paludistas en las lagunas residuales de la Guinea Tropical! ¡¡Únete a mi causa!! Las redes ya explotan de indignación general. Seguiré jakeando a ver si pillo una MasterCard platinum y me doy el piro. Abur.
−¿Lo habrás soltado con la máscara puesta, supongo?
− ¡Normal! No voy a exponerme a esas moscas de pantano tropical. Mi amor por esas tierras no pasa de ser puramente frutal.
−Bien. ¿El siguiente anatómico revolucionario? Todo encriptado, ¡eh! Mandarlo todo encriptado. Que tenemos encima a todos los escuchas y destroyers de las redes militares.
−De parte de securityquetemangamosloquetengas.net os enviamos la perfecta bomba global que terminará con esta agonía existencial. A partir de las 00.00, hora del Atlántico sudeste, comenzaremos a vender, vía red consumista, las auténticas cápsulas de partículas nanotecnológicas para elevar enhiestas las pollasarrugás. A precio de derribo. Remate final. (Auténticas falsificaciones químicas descargadas a oscuras en la Ría de Vijo; y se pagan directamente en un paraíso fiscal. ¡Prepare su MasterCard!) El mundo se derrumba; ja, ja, ja.
−Joder el Fantomas este. Ya se había visto todas las pelis de Louis De Funes antes de que las empezaran a descargar los demás. Las bandas internauticas están a punto de parir la gran revolución digital. Ay va, lo que nos faltaba: ¡Una inmensa tormenta solar! Esto se cae, esto se cae, es el final. Volveremos al reino mineral. ¡Cómo brillamos! ¡Cómo brillamos en la noche sideral!

   Y se les funde la conexión principal y las accesorias a los adversos replicantes escudados tras la sonriente máscara de carnaval. (¡Que viene la marabunta!; me lo decía mi abuelita. Nadie puede escapar a su destino fatal)

   Vaya, vaya; esto se está poniendo interesante. Parece que algo se está tramando que puede tener un alcance sideral. Pondremos en alerta máxima nuestra flota interplanetaria. Tras la nueva pausa generada por una inyección masiva de materia oscura en nuestro tracto intestinal volvemos a captar su lejana señal. Escuchemos.

−Bueno, bien, al menos sigue funcionando nuestra red satelital para la seguridad nacional. Informe mi general.
−De manera oficial, puedo expresar, señor presidente, que ha sido un ataque terrorista a la red principal de comunicaciones y la reacción en cadena generada ha sido fenomenal. Ya no funciona nada en este mundo que no sea milital.
− ¿Y de manera informal qué me cuenta? Esto es algo inusual.
−Y tanto; una catástrofe irreal. De repente todo el mundo comenzó a recibir emisiones incomprensibles canal por canal y la gente respondió aumentando el tráfico de sus comunicaciones de manera exponencial. Y la red se fundió. El mundo se ha detenido.
−Todo, excepto nuestros ejércitos. Estarán alertas, supongo.
−Los nuestros y los de demás. Todos  apuntando a los objetivos prefijados para asegurar la paz. Tendrá que permanecer oculto en el bunker presidencial.
−Y ya de modo extraoficial ¿Qué me aconseja el alto mando?
−Sobre todo mantenga la calma hasta que pase esta crisis. Sobrio.
−Bien, me mantendré neutral
   Ring, ring, ring, ring, ring, ring…
− ¿Cual es el que suena?
−El de color rojo, señor
− ¿Quién está al otro lado?
−Supongo que su mejor aliada, la…
− ¡Ah! Ya, la rubia escultural. ¡Aló! Guapetona, ¿cómo anda la cosa en tus dominios?
−Un desastre parcial; aunque nada funciona tengo todos los misiles bien engrasados y preparados
−No van a ser misiles bien tiesos lo que falte a ti. Por cierto, ¿Cuándo pase esta crisis podemos reunirnos en una casita rural? El entorno es ideal para reuniones de alto nivel.
−Sera algo completamente informal, supongo
−Un intercambio plural de sabiduría sexual a la luz del fuego de la chimenea
−Prefiero la cenital que entrará en el dormitorio…
   Ring, ring, ring, ring …
− ¿Cuál suena ahora?
−El azul turquesa, señor presidente
− ¿Aliado?
−Fifty fifty; con ese tirano nunca se sabe.
− ¡Mi querido caudillo imperial! ¿Podemos ayudarle en algo?
−Poco o nada; ya hace décadas que nos sacudimos su yugo imperial ¿Es usted el causante de este cataclismo total? Porque tengo todos mis misiles apuntando a su trasero
−No, no, no, ha sido algo casual. Las redes sociales comenzaron a calentarse como siguiendo una orden subliminal hasta que cayeron nodos, servidores, satélites y demás.
−Comprendido. Ahora mismo doy orden de detenel y ejecutal a cualquiera de mis súbditos que pertenezca a una red social
−Pero, pero, pero, en su estado señorial serán millones de suscriptores ¿cómo va a eliminarlos?
−En cuanto me hallan fusilado a unos cuantos centenares verás tú como enseguida comprenden como soy yo de subliminal
   Ring, ring, ring, ring, ring, ring...
−¿Cual es? ¿Cuál suena?
−El negro, presidente
−Enemigo, no me digas más. Vete preparándome otro Martini mientras me ventilo a este. ¡Aló! ¿Con quien tengo el gusto…?
−Con el timonel supremo de la revolución cultural imparable y verdadera
− ¿Y a que debo el gran honor de su comunicación personal?
−Pues a que tenemos todos nuestros misiles armados, preparados, y listos para ser lanzados hacia su espacio vital inmediatamente.
− ¿Y eso porqué?
−Porque su decadente e inmoral modo de vida nos ha llevado directamente a la victoria final. De un solo golpe terminaremos con la vida desigual e individual; y con su imperio colonial
−Pero usted sabe que a la más mínima señal reduciremos su nación a un puro cenizal.
−Nos da igual; ya vivimos bajo tierra y sabemos lo que es pasar hambre. Esperaremos a que vuelvan a crecer las amapolas en la superficie. Pero ustedes, en cambio, viven en casitas de cristal
− ¿Nos está amenazando? Le advierto que en cualquier momento puedo apretar el botón nucleal
−Nos da igual. Estamos todos de acuerdo en seguir esta línea de acción principal
− ¿Todos? Pero si sois mas de mil millones de…
−Lo estoy yo con mi timón y todos tan contentos; y voy a pulsal el botón inmediatamente
− ¿Puede esperal un minuto? Me llaman por el otro canal
−Uno y cinco también; total, ya sabe como van a acabal
−Mi preciosa primera ministra, me temo que tendremos que suspender nuestra cita secreta y puntual sine die
−No soy la rubia exuberante si no el caudillo imperante y marcial ¿así que estaban conjurándose en mi contra? Su traición resultará fatal; voy a soltarles todo mi poder termonucleal
−Pero, espere, espere, no se precipite y destruya de un plumazo su imperio austral. Yo también tengo el botón a mano. ¡Soltaré sus cabezas un fuego infernal!
−Me da igual; ya vivimos bajo el hielo de nuestro inmenso glacial. Menos gastaré en la calefacción central. Pulso ya mismo.
−Espere, espere, espere un minuto que tengo que consultal. No se enfade caudillo; si total, la vida sigue igual. Un segundo que cambio de canal. (Y tú, lacayo, tráeme rápido otro Martini)
−Se lo concedo; pero que conste que me ha sentado fatal. Yo siempre invitándole a mis cacerías de fieras y al sacrificio ritual y anual del himen de cien doncellas en honor de mi espíritu inmortal ¡Y usted me lo paga con un breve intercambio carnal con esa rubia artificial!
−Calle, calle, no siga, mi dictador actual, que ya me está rebosando el lacrimal. Un segundo.
−A ver, mi pichurrina, que me estoy poniendo como un animal: dime algo muy sensual
−Sensual, sensual no se si será, ¡se ha vuelto a equivocal! pero podría sentarse encima de mi timonel buscando la postura apropiada. Ya me han hartado ustedes los insaciables sesuales y pulso el botón.
−Y tú también me has encabronado, homosexual, y ya estoy pulsando recíprocamente (¡que pasa con el Martini! Hace una hora que lo pedí) ¿Dónde está mi apasionada primera ministra? (¿era el negro?) ¿Sabrosona?
−Pulsando su enorme pulsador austral, traidor y fetichista presidente boreal. ¡Otra vez te equivocás! (Y encima homofóbo, insensible, y anormal. Pues ahora voy y lo rompo, lo rompo, y lo rompo. Ves, ya está, ¡pulsadísimo!)
−Tampoco era éste teléfono ¿dónde habré metido a la rubia fenomenal? ¡Aló! ¿Quien vive?
−Hasta ahora todos vivíamos como rajás y vas tú y lo echas a perdel porque no ves con quien hablas. Yo también pulso y que se vaya todo a tomal pol…; que estoy harta de gastarme el sueldo en la pelu.

   Atención, atención, orden inmediata: ¡Todos a sus platillos volantes que salimos pitando hacia el planeta Terminal! Esto no nos lo podemos perdel: ¡Se van a incineral! ¡Todos a sus platillos! ¡Todos a sus platillos! Partimos de inmediato. Partimos de inmediato. ¡Ya!


Y nada más, gansos; espero haberos arrancado una sonrisa.
A modo de despedida hasta el próximo cuento os dejo un vídeo que nuestros telescopios espaciales captaron de las emisiones alocadas del planeta singular. Y fatídico. (¿O sería de un planeta paralelo e indetectable?) Inescrutable es, en verdad, el universo fractal.
Hasta la próxima. Chau.



¿Tú quieres...marcha?


Esto es el borrador de un cuento que salió publicado en la antología Noche en la estación del Norte y otros cuentos fantásticos.
Noche en la Estación del Norte