miércoles, 28 de diciembre de 2011

Siempre habrá Navidad

Dos grandes luminarias
Tres medianas
Y cuatro pequeñas
Reflejan la luz que te llega de ese sol
Ni un millón de estrellas
Podrían transmitir
La luz que te llega de Dios.
Roja es la luz de tu luciérnaga
Azul la del que siempre te acogió
Blanca y pura
Es la luz a la que aspiras
Para liberarte de esta condición.
Siempre eres tú
Siempre soy Yo
Es un juego terrible y divino
Y caminas como un caracol.
Su luz dorada llenó tus ojos
Brillaban las letras
Cantaban las almas
Quedaste a sus pies postrado de hinojos.