domingo, 16 de octubre de 2011

Inaguración de dos calles dedicadas a los Hospitaleros Voluntarios en la provincia de Leon

El 15 de octubre de 2011 se inauguraron dos calles en sendos pueblos de la provincia de León dedicadas a los Hospitaleros Voluntarios. Una organización sin ánimo de lucro que agrupa a miles de personas de todo el mundo y que ha estado y está ayudando a impulsar y mantener el sentido mas auténtico del Camino de Santiago: la Hospitalidad. La Regla de San Benito.

Comenzamos por reunirnos a la puerta del albergue Domenico Laffi, en el Burgo Ranero, autoridades y hospitaleros llegados de muchos puntos de España.

Una vez nos reunimos un grupo de unas 40 personas nos dirigimos a la calle para descubrir la placa conmemorativa de la calle del Burgo Ranero dedicada a los Hospitaleros. El alcalde, don Gerásimo Vallejo, y el hospitalero fueron los encargados de hacer los honores.

Una vez descubierta la placa conmemorativa de la calle dedicada a los hospitaleros nos dimos una vuelta por el Burgo Ranero hasta las afueras.

Salimos hasta las afueras del Burgo Ranero para ver el trabajo realizado por la corporación municipal y el estupendo crucero que saluda a la entrada del pueblo.

 Después nos dirigimos hasta Calzadilla de los Hermanillos para reuninos en su estupendo albergue municipal y conocer sus instalaciones.

Un estupendo albergue atendido por unos hospitaleros voluntarios de lujo. El actual, un sevillano de Pilas, es un fenómeno mundial de hospitalero.

El hospitalero descubriendo la placa de la calle dedicada a los hospitaleros en Calzadilla de los Hermanillos. Para la historia.

Una calle en Calzadilla de los Hermanillos, provincia de León, dedicada a los hospitaleros.

 Después nos dirigimos al parque temático, ante la iglesia de San Bartolomé Apostol, para descubrir y conocer cosas sobre las construcciones, especialmente las calzadas romanas. La Vía Trajana pasaba por Calzadilla de los Hermanillos y el alcalde y el Comisario de Los Caminos de Santiago de Castilla y León, don Manuel Fuentes, nos deleitaron con sus explicaciones.

 Y después de las explicaciones, fiesta, convite y estipendio. Que estamos en León.

Primero al Centro de Turismo Rural La Casa del Cura donde ya empezamos a ponernos a tono entre bailongo y bailongo, chatín y chatín.

 Y terminamos en restaurante Vía Trajana  con los últimos aperitivos y comiendo estupendamente para celebrar esta oportunidad única y primicia de otras que vendrán de dedicar calles a los Hospitaleros Voluntarios del Camino de Santiago.
Para todos con cuantos he compartido alguna vez tan fantástica experiencia: un fuerte abrazo de hospitalero y peregrino.