lunes, 4 de julio de 2011

Peñalba de Santiago y San Pedro de Montes.

En febrero del 2007 realicé una excursión por Santiago de Peñalba con la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León. Estas fotos que comparto son para hacerse una idea de lo bonito y cultural que es este pequeño ramal del Camino Francés.

Partiendo de Riego de Ambrós se toma la carretera hacia San Cristóbal de Valdueza en vez de seguir bajando hacia Molinaseca. Son unos pocos kilómetros y ya estamos a la entrada del pueblo.

El camino atraviesa las calles de San Cristóbal de Valdueza y se toma a continuación la dirección de Peñalba de Santiago.

Tras un precioso paseo, cuesta abajo, se llega a Peñalba de Santiago, en el Valle del Silencio, que conserva multitud de rasgos medievales y tradicionales de la construcción en el Bierzo. La Tebaida Leonesa se llamó en otro tiempo.

Tras pasear por sus calles y visitar la iglesia de estilo mozárabe, que comenzó a construirse en el siglo X, entramos en un bar contiguo a desayunar. 
Una buena información sobre Peñalba de Santiago se puede encontrar en este enlace: http://www.arquivoltas.com/12-Leon/01-Penalba1.htm

Después continuamos por un camino pedestre hacia la cueva de San Genadio y a Montes de Valdueza. Es un trayecto de montaña que se realiza en un par de horas pasando por un collado. Está bien señalizado.

Al fin llegamos a San Pedro de Montes, que también tiene un templo con origen en el siglo VII, fundado por San Fructuoso, y reconstruido por San Genadio en el año 895, y que a pasado por diferentes reconstrucciones y se encuentra amenazado de ruina total.
Paramos un buen rato en el bar del pueblo a comer y tomar café, y después por el caminito o por la carretera seguimos de paseo para disfrutar de una tarde preciosa por las montañas del Bierzo.
http://www.hispanianostra.es/lista-roja/monasterio-de-san-pedro-de-montes

El descenso es precioso hasta San Clemente de Valdueza; tan solo nos quedaban unos pocos kilómetros para que terminásemos la excursión. Una vez en el bonito pueblo de Valdefrancos simplemente pasamos el rato paseando por el pueblo, charlando y esperando al autocar que nos traería de nuevo a León.
Si va recorriendo el Camino de Santiago es una ruta alternativa para pasar el día partiendo de Riego de Ambrós y marchar a atravesar el Valle del Silencio, y los Montes de Valdueza, De Valdefrancos se continúa por Villanueva de Valdueza, San Esteban de Valdueza, el Alto de Valdecañada, y ya se baja directo a Ponferrada...

Camino de las luciernagas17. De las esferas luminosas.

Cuatro peregrinos se encuentran sentados en un parque de Castrillo de los Polvazares ante una mesa de piedra. Una señora de avanzada edad se acerca hasta ellos tejiendo un calcetín de lana y les ofrece comprar unos pares.
Gracias, señora, no los necesitamos. Estamos en verano y esos dan calor y pican
Por eso mismo os los ofrezco, hijos; ahora que estáis a tiempo de conseguirlos. Cuando menos lo penséis tendréis en vuestro interior un frio de muerte y mucho bien os harán
Para el frio se fabrican ahora mejores cosas, señora.
De la frialdad que os hablo nos os librará ni la mejor fibra del mundo. Estos calcetines están ofrecidos a La Señora. Son semejantes a los que Ella misma hacia para venderlos y dar de comer a su hijo, y hasta los propios ángeles se hacían pasar por hombres y comprárselos y poderse aliviar de los horrores del gélido universo. Vosotros, gente ignorante, camino del cementerio, ¿no os queréis abrigar por tan solo unas monedas?
Yo le compraré un par señora pero nos vamos ya.
Anda con el suizo ¿no sois tan ahorrativos?
Algo sé de pasar frio por dentro.
Deme otro par a mí, señora.

Extracto del cuento De las esferas luminosas, incluido en Camino de las luciernagas.

Doce ángeles y un dragón celeste
El ojo antiguo que todo lo ve
Caminas descalzo sobre la hierba verde, viejo peregrino,
Aún queda tiempo y puedes escapar.
Luces en el cielo que se agotan al instante de mirar
Vidas perdidas sin solución
Los pasos hoyados han sido borrados
Y tu mente ya huye del viejo escenario.
Cubos y pirámides, letras y signos,
Construcciones humanas y sueños de niños
Un mundo plano bajo la bóveda celeste.
La Señora musita su viejo cantar
Y ya tienes ganas de dormir,
Dos luces rojas y una más azul celeste
Para tu eternal sueño candente.