viernes, 17 de junio de 2011

Haciendo el Camino de nuevo. De León hasta Hospital de Orbigo.

A primera hora de la mañana salí de casa para hacer de nuevo el Camino de Santiago con alegría e ilusión. Un año más disponía de unos días de vacaciones en solitario así que me dispuse a terminar el camino comenzado en Somport en noviembre del 2008.

Lo primero es subir al Santuario de la Virgen del Camino y solicitar buena suerte para los días próximos.

El camino hasta Villadangos se realiza con facilidad y cometí el error de hacerlo a toda pastilla. En los días posteriores pagaría el esfuerzo.
También elegí mal el calzado llevando unas zapatillas muy ajustadas que al hincharse los pies con el paso de las horas se convirtieron en un incordio.

En San Martín del Camino paré en albergue de Santa Ana a tomar un refresco y un pincho de tortilla. Y caminar a toda pastilla hacia Hospital de Órbigo para llegar a tiempo de comer algo. La mañana era nublada y fresquita y animaba a caminar por el campo.



En Hospital de Órbigo paré en el precioso albergue San Miguel, que casi parece una pinacoteca.
 Muy bien y muy a gusto me encontré en aquel momento. Una de las hospitaleras me dió un  masaje de pies que me sentó estupendamente. Un buena comida tras una sencilla ducha en un mesón cercano y no se puede pedir más.
 Por la noche charlé largo y tendido con los dueños y hospitaleras del albergue, después de cenar, y lo pasamos muy bien. Es precioso el albergue y no tienes sensación alguna de agobio con tanto cuadro sino todo lo contrario. Resulta muy acogedor. ¡Te levantas en plena noche a una urgencia escatológica y al ver las imágenes ya te tranquilizas! Todo fluye naturalmente y duermes estupendamente.
Gracias a los artistas que aquí han dejado sus obras.
http://www.alberguesanmiguel.com/


Una buena cena en La Perrona y lo males son menos. El vinín de León y comida autóctona, como mandan las buenas costumbres. Y prontito a dormir.