miércoles, 16 de marzo de 2011

En defensa propia

En tiempos de vueltas y revueltas, revoluciones, terremetos, gran aflicción en buena parte del mundo y en uno mismo ¿cúal es la actitud más conveniente a adoptar? ¿Callar y aguantar lo que te caiga? ¿Luchar, aunque sea consigo mismo? Hay múltiples causas a las que apuntarse y, si no te puedes inventar una propia; pero lo interesante es la actitud. Santiago matamoros o peregrino; las dos son igual de plausibles según sea el problema o el momento. Lo bueno sería saber cual adoptar en cualquier momento. Tener esa luz, ese saber, para actuar correctamente, y después no echarte en cara si hiciste esto o dejaste de hacer aquello otro. Después de todo, en tu interior más profundo y real sabes que da igual; el caso es aprender. O enseñar.