martes, 1 de marzo de 2011

Camino de las luciérnagas 8. Viejo sabio.

Viejo sabio
humilde y bonachón

antiguo peregrino
caminas arrastrando un corpachón
que es todo un compendio de vida y obras sin concluir
En el vino joven encuentras una verdad casi perdida
y tu sombrero adornas con flores tiernas cada mañana.
El bordón apoya tu ánimo alegre
y con la vieira indicas un signo estelar
casi tan antiguo como la conciencia humana.
Conserva su luz intangible hasta el final de los tiempos
y no dejes de caminar.