domingo, 6 de febrero de 2011

Camino de las luciernagas 3

Por amplios campos serpenteaba
un antiguo camino pedregoso
Milenarios cruceros marcaban su dirección correcta
pero pocos conocían su sentido oculto.
Donde antes había dinero
ahora lleno está de lo que nos salió del corazón.

 Una sencilla partida de ajedrez.
Se pierde un peón y se gana un alfil,
 se pierde una torre y se gana una reina,
se pierde el rey y se gana el cielo.

Cuentos del Camino de las luciérnagas.